Non-Stop (2014)

fullhd-non-stop-film-izle

Parece evidente el reciclaje que ha desarrollado el actor irlandés Liam Neeson. Y eso, que parecía difícil que un actor ya maduro pudiera reconvertirse en algo que prácticamente no había tocado en sus inicios, pero lo cierto es que Neeson se ha convertido en uno de los nuevos héroes de acción norteamericanos. Con películas como Taken (Venganza, 2008) o Unknown (Sin identidad, 2011) el actor ha sabido forjarse una nueva tipología de personaje.

Precisamente, esta forja ha salido en parte en la colaboración con el director de origen español, Jaume Collet -Serra, con quien mantiene una relación profesional bastante fructífera. Que, de hecho, aún sigue vigente, pues en este mismo año 2015 hay la intención de que se estrene un nuevo proyecto, Run All Night (Una Noche para sobrevivir). A parte de la ya citada Sin Identidad, ambos también realizaron un filme de acción, que además mezclaba aspectos muy diversos del Thriller, como fue Non-Stop (Non-Stop, Sin Escalas, 2014).

El filme nos presenta un argumento a priori convencional. Liam Neeson interpreta un agente de seguridad con serios problemas con el alcoholismo, que trabaja protegiendo aviones en caso de posibles atentados terroristas (consecuencias Post-11S). Nuestro protagonista se embarca en un vuelo que parece uno más, pero rápidamente recibe unos mensajes en el móvil que le avisan que parece haberse colado un terrorista en el avión.

maxresdefault

La película es ciertamente contradictoria. Por una parte es un filme con un ritmo endiablado, que sabe escoger las mejores bazas del Thriller comercial, para construir una película que si bien es intrascendente, consigue impactar al espectador. Pero por otra parte, el efecto que provoca el filme desaparece rápidamente, porque no deja de ser un filme construido como un artificio, que no tiene la más mínima intención de dejar huella en el espectador.

Acción y Thriller. Es interesante porque no sólo nos encontramos con el típico Thriller de suspense, sino que Jaume Collet -Serra introduce algunos elementos que se vinculan con incluso el thriller psicológico. La primera parte de la película juega de manera descarada con el típico ¿Quién es quién?. Liam Neeson recibe unos mensajes de texto en el móvil (que son proyectados en pantalla para que el espectador pueda leer al mismo tiempo que sucede la acción), que ponen en alerta al protagonista. Durante esta primera parte, Jaume Collet-Serra se dedica a confundir al espectador, que busca desesperadamente el auténtico terrorista del avión. Se apoya en un montaje frenético, que convierte gran parte del filme en un Tour de Force constante, con un Liam Neeson frenético que va perdiendo progresivamente los papeles (el filme lo pone contra las cuerdas constantemente).

Una de las cosas más interesantes la encontramos en la concepción del personaje de Liam Neeson, que se aleja de las típicas convenciones del héroe Bruto y testoteronico  por excelencia (véase Bruce Willis o Sylvester Stallone). Por eso, el guión de Non-Stop se encarga de introducir un personaje que tiene sus sombras (en los primeros compases ya vemos que es un alcohólico, y posteriormente nos enteramos que ha perdido a su familia), pese a que también es verdad que el filme introduce el debate en cierta secuencia de manera muy burda (cuando el personaje da explicaciones a la tripulación).

images (4)

El tramo final del filme es realmente lamentable y es donde se unen todos los tópicos que nunca faltan en un filme de acción comercial. Secuencia final donde parece que todo va acabar de la peor manera, para resolverse en una pirueta fantástica (patéticas las imágenes de Liam Neeson cogiendo la niña como si fuera una muñeca, antes de que salga disparada). Un guión que no tiene reparos en suicidar todo lo propuesto anteriormente, con un acto final en el que el filme trata de sorprender descaradamente al espectador mediante un recurso bochornoso (Liam Neeson comprobando quien era por fin el terrorista con sólo mirar el móvil de un chico que estaba grabando lo que sucedía; o la inclusión de un segundo terrorista, que es justificado por unos temas políticos que no concuerdan nada con lo expuesto por el filme). Finalmente, nuestro protagonista acaba por sonreír con complicidad al personaje de Julianne Moore, quien está claro que no es más que un reclamo comercial, pues su importancia en el filme es nula. Otro tema sería hablar del montaje del filme, que juega de manera descarada engañando al espectador, con por ejemplo los planos que parece querer decirnos que el personaje con alopecia es realmente el malo de la película.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s