Mimi, Metalúrgico herido en su honor (1972)

descarga

Mimì metallurgico ferito nell’onore (Mimi, metalúrgico herido en su honor, 1972) es un filme ciertamente curioso. La película bebe sin duda alguna de la influencia que produjo un año antes el estreno del filme de Elio Petri, La classe operaia va in paradiso (La Clase Obrera va al paraíso, 1971). Ambos filmes se centran en la realidad socioeconómica de la Italia de los años setenta, en especial en sus capas sociales más bajas (los protagonista principales de sendos filmes trabajan en profesiones muy parecidas, y el trabajo es uno de los ejes sobre los que se centran también ambas películas).

Mimi, Metalúrgico herido en su honor nos presenta a un extrovertido personaje, a quien conoceremos como Mimi. En los primeros compases del filme, lo ubicamos en la isla de Sicilia. Ya en esta primera parte del filme, la directora de la película Lina Wertmüller, deja bien claras sus intenciones. Nuestro protagonista, interpretado por Giancarlo Giannini ha de marchar de Sicilia, donde impera un auténtica mafia que impide a nuestro personaje trabajar, después de que se haya filtrado al cacique local, que nuestro protagonista votara al Partido comunista. Y es que el filme, tiene al igual que el de Elio Petri, la intención de despertar consciencias en el público. Bien es cierto, que la película de Wertmüller es mucho más light que su predecesora, no sólo por la inclusión de un humor mucho más palpable, sino especialmente por su estética, clara y luminosa en comparación con el filme de Petri.

mim_metallurgico_ferito_nellonore_giancarlo_giannini_lina_wertm_ller_007_jpg_zuie

Posteriormente, nuestro protagonista llegará a Turín, donde intentará buscar un nuevo porvenir. Una de las cosas que nos deja clara la película, es la multiplicidad de debates que introduce constantemente la película (además de adoptar una postura camaleónica con tonos muy diversos). En Turín nuestro protagonista se encuentra con una mafia igual de parecida que la Siciliana, que no tiene reparos en hacer trabajar a los obreros en unas condiciones infrahumanas, lo que de hecho, provocará la muerte de un obrero al caer al vacío. También es en Turín donde nuestro protagonista conocerá el amor (a pesar de que se encontraba ya ligado en matrimonio) en el personaje que interpreta Mariangela Melato, con quien además mantendrá diversos debates políticos.

Si en la primera parte de la película, nos encontrábamos con que el debate político era principal, en la segunda mitad del filme, Lina Wertmüller introduce otros debates. Es el caso del machismo, que parece dominar la sociedad italiana de cabo a rabo. Y esto recae sobre nuestro protagonista principal, al que la directora no tiene reparo en señalar como un auténtico crápula moral. No es un personaje puro y cristalino, sino que al igual que en el filme de Elio Petri, nos encontramos con una especie de antihéroe, buen reflejo de la capa social a la que se adscribe. Además, como ya decía, subsiste un machismo inherente en este personaje, que obliga prácticamente a su amante a estar sumisa a su control. Lo más inteligente es que Wertmüller nos señala el hecho de que esta parece aceptar esta sumisión. Como si el machismo fuera algo totalmente Natural en la Italia de aquellos años.

Por otra parte, como ya comentaba, el filme adopta una postura camaleónica, que la hace pasar por muchos tonos diversos. Hay grandes partes de drama, pero también escenas cómicas (véase la secuencia en que nuestro personaje mantiene una relación pseudoerótica con cierta mujer). Nos encontramos ante un filme que es una mezcolanza de todo tipo de cines y géneros. Y esto provoca en el espectador un extraño cóctel de sentimientos, porque no sabe muy bien cómo definirse y posicionarse ante la película.

pz35kQl

Formalmente la película tiene ciertos detalles a remarcar. Wertmüller emplea una gran cantidad de primeros planos, que pretenden romper con la estética clásica y enfatizar el carácter del protagonista principal. También se emplean una serie de Zooms que acompañados del Himno de Italia se convierten en un Leimotiv totalmente surrealista, que define muy bien la esencia de la película.

Además el montaje resulta de lo más extraño (en ocasiones en negativo) porque no tiene reparos en conectar fragmentos y elipsis de tiempo sin un orden demasiado claro (ronda la confusión en muchos momentos). Mimi, Metalúrgico herido en su honor mantiene una estructura poco convencional, que no plantea una presentación, nudo y desenlace habituales, sino que en realidad, la película sigue una línea muy personal, que establece el desarrollo real en su segunda parte del filme (tampoco hay una presentación de personajes convencional, y de hecho, alguno de los personajes parece desaparecer sin más).

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s