Utamaro y sus 5 mujeres (1949)

descarga

Utamaro o meguru gonin no onna (Utamaro y sus cinco mujeres, 1949) no es seguramente la mejor película del genial director japonés Kenji Mizoguchi, pero aún así, hay aspectos ciertamente notables en ella.

Como su nombre indica, el filme se centra en uno de los artistas japoneses más conocidos en el mundo occidental (debido que muchos de los pintores más importantes de finales del XIX se inspiraron en sus estampas, lo que popularizó este artista en nuestro continente) como fue Utamaro. No es casual esta elección, y probablemente hayamos de hacer mención al hecho de que Mizoguchi recibió una educación como pintor y estaba fascinado por este arte. De hecho no han sido pocos los que han visto una relación autobiográfica en la película. También se ha querido ver el Biopic como una exaltación nacionalista, teniendo en cuenta que la película se rodó cuando el ejército norteamericano estaba aún como fuerza de ocupación en Japón.

descarga (1)

Ahora bien, hay que remarcar desde un primer momento que la película no es la típica monografía sobre artista, el Biopic clásico que nos muestra las excelencias del autor así como las diferentes trabas  que ha de superar, sino que Mizoguchi opta por una estructura menos convencional. También es verdad que podría ser perfectamente que este hecho se debiera a la poca información de la que se dispone sobre Utamaro. Prácticamente son desconocidos todos sus detalles sobre su nacimiento (se barajan diversas posibilidades sobre el lugar donde nació) , la mayoría de su formación así como otros datos biográficos. Es fácil de entender que al no tener un corpus sólido con el que servirse para relatar una historia, Mizogouchi haya optado por una trama que tiene bastante de componente ficticio.

Nos encontramos pues ante una estructura aleatoria, construida a partir de pequeños detalles, que unidos con otros son los que acaban por construir la trama. Es más que sintomática la historia con la que se inicia la película, por ser una anécdota que en realidad es bastante significativa por el sentido de moraleja que transluce della. En realidad la película son pequeños cuentos, cada uno de ellos con un contenido específico, que acaban formando el retrato del artista y su época. Como decía, al principio de la película nos encontramos con un personaje que quiere comprar una de las estampas de Utamaro, pero al leer la leyenda que hay impresa en ellas se da cuenta de que el pintor se burla de la escuela de pintores donde él forma parte, la Kano. Rápidamente busca a Utamaro, para retarle a un duelo y consumar lo que para él significa una afrenta. Cuando se encuentra con Utamaro esté rehúsa la violencia física, y en contraposición le propone una competición artística, donde le vence con mucha facilidad. Estas anécdotas, que podrían formar parte perfectamente de una fábula, son las que domina el cineasta para definir a su personaje.

Más allá de la estructura  pseudo itinerante, también resulta interesante comprobar lo debates teóricos que plantea la película sobre el arte en general (que son varios) y sobre el propio Utamaro..

images (4)

Mizoguchi nos trata de mostrar al artista con un determinado tipo de virtudes muy concretas. La modestia es evidentemente una de ellas. No es Utamaro un personaje que se plazca en demasía demostrando sus grandes dotes artísticas, sino que es humilde y se mantiene siempre en un segundo plano ante los elogios. Incluso económicamente hablando, pues no reside en un palacio ni mucho menos. De hecho el filme relaciona bastante esta humildad de la que hace gala Utamaro con el género Ukiyo-e al que se dedicó el artista (género popular contrapuesto a la pintura Kano, que era más “académica”). Esto parece una proyección contemporánea que se complementa con los debates artísticos que tiene lugar en la película. Nuestro protagonista simula el tópico de la mimesis de la realidad, pero sobre todo, la exaltación romántica del artista. Y es que en más de una ocasión, lo vemos perder los nervios cuando quiere realizar un determinado dibujo (lo que contrasta con su espíritu calmado cuando es ajeno a estos temas).

A pesar de lo que podría parecer a priori con el título (como si fuera el harén particular de Utamaro) lo cierto es que la película realza el papel de la mujer. No sólo como musa de inspiración para el artista (que si es cierto que aparece en determinados momentos) sino compañera inseparable de Utamaro. Además el papel de las mujeres en la trama es más que notable, llegando a tener un peso muy elevado.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s