Llanto por un Bandido (1964)

descarga

José María el Tempranillo es una de las figuras más populares en la Historia de España contemporánea. Y eso que no fue ni un político ni un militar, sino simplemente un bandolero. Sin embargo, su conexión e identificación con el pueblo elevó su popularidad, convirtiéndole en una leyenda. Y eso que siempre se ha obviado su parte más oscura, y es que al final de su vida, el Tempranillo no tuvo reparos en aliarse con el nefasto rey Fernando VII, dejando el bandolerismo para perseguir a sus antiguos compañeros. El cine también ha llegado a pronunciarse sobre esta figura, y lo hizo más en concreto Carlos Saura con la película, Llanto por un Bandido (Llanto por un Bandido, 1964). La película precede inmediatamente a su obra maestra, La Caza (La Caza, 1966).

La película es una compilación biográfica de los hechos más importantes del bandolero, desde su unión a la banda criminal donde rápidamente se hizo el líder hasta su fallecimiento a manos de un antiguo compañero suyo. Como vemos ya, esto es una gran cantidad de hechos que debe mostrar la película, lo que hace que esta comprensión de cantidad de historias en tan poco tiempo acabe resultando desfavorecedora al conjunto global (para empezar, el auténtico Tempranillo se unió a los Bandoleros con 15 años, edad que no parece tener en ningún momento el protagonista).

images

Estamos en la España más rural y atrasada. Llanto por un Bandido registra especialmente las pobrezas que resultaron de la Guerra de la Independencia (1808-1814). El guión está coescrito entre el propio Saura y Mario Camus,  guionista quien ya había colaborado en la Opera prima de Saura. Lo cierto es que los intereses de Camus son fácilmente rastreables en esta película. Algunos han visto un parecido entre Llanto por un Bandido y ciertas películas del Western o incluso del Spaghetti Western, comparten una misma ambientación, como es las panorámicas casi desiertas de Sierra Morena, además de retratar también un mundo cruel donde la vida no vale literalmente nada, pero por lo demás, las relaciones entre el filme y el nuevo Western europeo de los sesenta son estrechas. Más bien Llanto por un Bandido muestra sus relaciones con el neorrealismo, pero siempre teniendo en cuenta que la historia transcurre durante el primer tercio del siglo XIX.

Además la historia del Tempranillo, Llanto por un Bandido  es también una cartografía de los problemas de España, pero no sólo los de inicios del Siglo XIX sino que es evidente que la película también puede leerse como una segunda lectura hacia la España Franquista. El gobierno es prácticamente el culpable de que la miseria sea una constante en la vida de los campesinos de Andalucía. El símil es evidente, la guardia real y los soldados del rey, los máximos representantes del gobierno en la película (Ni Fernando VII, el monarca en ese momento, ni ningún otro personaje importante aparece en la película) aparecen siempre como los más pérfidos de todo el filme, mientras que hay cierta simpatía por lo bandoleros y sobre todo por los campesinos (estos últimos son siempre los que sufren todas las consecuencias nefastas entre el enfrentamiento que hay entre soldados y bandoleros).

images

Eso sí, no hay ningún mensaje laudatorio sobre los bandoleros, como podría parecerse a primera vista. El más claro ejemplo lo encontramos en el personaje de José Maria Tempranillo, que interpreta Francisco Rabal. No es un héroe romántico, sino un personaje que acumula muchas luces y sombras. Está claro que tiene un carisma especial, no en vano la película hace hincapié en que se convirtió en el líder de la banda en poco tiempo, y que tiene respeto a los campesinos, sin embargo Carlos Saura también nos muestra la brutalidad con la que combate el propio bandolero sus oponentes. Una de las secuencias más célebres en este sentido la encontramos en la lucha a garrotazos que confronta a nuestro protagonista con el antiguo rival de la banda, y que inevitablemente nos evoca el cuadro de Goya “Duelo a Garrotazos” (En realidad, Goya presto atención a una costumbre que existía). Esta lucha por la supervivencia queda bien plasmada en el filme.

Música y fotografía son dos elementos imprescindibles en la construcción de Llanto por un bandido. La música, es una compilación de diferentes temas de flamenco y canciones folclóricas que tienen la intención de situar a la película en su contexto, además de destapar una interesante vena romántica, que se liga en parte con lo que relata el filme. Por otra parte, la fotografía de Juan Julio Baena es el complemento perfecto para la película. Recreándose con algunas similitudes del género Western como ya hemos dicho, y mostrando una Andalucía desgarrada pero a la vez llena de vitalidad. Sin duda las panorámicas que realiza Saura sobre el paisaje son uno de los elementos con los que Saura más se gusta a si mismo, y los que mejor sabor dejan en el espectador.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s