The Guest (2014)

images

Adam Wingard se postula como uno de los directores jóvenes a los que hay seguir con detenimiento. Después de You’re Next (Tú eres el Siguiente, 2011) el cineasta vuelve tras tres largos años de travesías en diversos proyectos que incluían cortometrajes (Para la Saga ABC’S of the Death y V/H/S) a un largometraje, como es el caso de The Guest (The Guest, 2014) una película que si bien no está a la altura de Tú eres el Siguiente, sigue presentando una sólidas credenciales, que Wingard deberá acabar de cumplir en un futuro próximo.

The Guest es una película claramente Wingard. El director sigue en su línea de hacer obras autoconscientes que se revelan tanto como un homenaje a la serie B de la que tanto ha bebido el director como espectáculos disfrutables por sí mismos. The Guest nos presenta una trama singular, que puede recordarnos en ciertos aspectos a alguna película de los años cincuenta de ciencia ficción, en tanto que la suplantación de identidad es el eje principal del filme. Dan Stevens interpreta un soldado que de repente aparece en la casa de una familia media estadounidense alegando que conoció a su hijo en el ejército. Consigue  quedarse con ellos que le ofrecerán alojamiento por unos días, y se ganará su confianza. Sin embargo, el personaje que interpreta Maika Monroe, la hija de los padres que acogen al protagonista, pronto empieza a sospechar.

Gran parte de la primera mitad del filme es un juego de suspense aderezado con toques de humor juveniles y autoconscientes.  Dan Steves se presenta como el yerno perfecto, que ayuda a todos los miembros de la familia en sus respectivos problemas. Casi como un ayudante perfecto, consigue ganarse la confianza de todos. Algunos guiños parecen evidentes, como el caso de la magistral secuencia en el Bar, donde Stevens al más puro estilo Terminator de James Cameron imparte su propia justicia en ayuda del más joven de la casa. Y así transcurre esta parte, entre gags que podrían habitar perfectamente en un cómic y primeros planos de nuestro protagonista. En realidad The Guest se explaya en un discurso que pretende autoimpostarse como postmoderno.

GUESTEXCPICSNEWS1

Nuestro protagonista principal es prácticamente una estrella de Rock. Secuencias muy claras como aquella en la que se enfoca descaradamente a nuestro protagonista (mientras suena una canción de fondo), con la intención de ensalzar su pose evidencian el alma del filme. La película es una oda a esta mitomanía del estilo chulesco, tan propia del cine de los Estados Unidos (rastreable prácticamente desde el Western o el cine de gánsteres) donde nuestro protagonista, al que la moral no le importa absolutamente nada, es el hombre capaz de todo. Un villano configurado con mucho desparpajo, pensado para mostrar su lado oscuro como un elemento innegablemente atractivo, incluso desde el punto de vista físico (sus coqueteos con la hija de la familia son buena muestra en este sentido). El personaje acaba siendo atractivo, no sólo para todos los miembros de la familia, sino también al espectador. Y todo esto a sabiendas de la catadura moral del personaje e intuyendo que algo oscuro se oculta detrás de su figura.

Adam Wingard se sirve especialmente de la música, de una banda sonora compuesta de diversos temas, tanto provenientes de la música electrónica más movida (especialmente de este género subgénero musical, como la canción que abre la película, el tema Haunted when The Minutes drag de Love and Rockets) como del Rock. Temas que precisamente pretenden subrayar el carácter “Cool” de nuestro protagonista. Una figura realmente consistente o una estrategia de puro marketing, eso son cuestiones que deberá resolver el propio espectador.

La segunda parte de la película se convierte en un tour de acción, aunque Wingard sabe mantener el pulso narrativo. Una vez desarrollado el primer apartado del filme, donde no sorprende que nuestro protagonista se convierta en una auténtica máquina de matar, capaz de enfrentarse a cualquier enemigo, el segundo bloque recoge la iniciativa para aumentar el nivel de adrenalina.

A pesar de que parece que estamos en un Thriller, siempre se palpa el género de terror de manera etérea sobre la película. The Guest camufla inteligentemente sus intenciones, casi un paralelismo con el propio personaje principal. A parte, tenemos el final del filme, donde, ahora sí, The Guest destapa totalmente su identidad como película de terror. La secuencia final es un tren de la bruja, que en parte puede evocarnos algunas películas de los años ochenta del mainstream de terror, con Hopper y Carpenter a la cabeza, con la persecución en una instalación hecha por la festividad de Halloween (Recordemos también que Halloween de Carpenter aparece con algún guiño en algún momento) es  un clímax bastante adecuado para cierra el filme.

En definitiva The Guest es una película más que excitante, que con los años irá ganando un status de culto, si bien no por sus calidades intrínsecas, sino por ciertas características muy singulares.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s