Young Sanchez (1963)

descarga

Young Sanchez (Young Sanchez, 1963) es uno de los primeros frutos que dio el realizador español, Mario Camus, justo después de realizar su opera prima, estrenada en ese mismo año, Los Farsantes (Los Farsantes, 1963). A rebufo de otros movimientos como la Nouvelle Vague francesa o el Free cinema británico, Young Sanchez puede inscribirse en aquella pequeña corriente del Nuevo Cine Español, que pasó sin pena ni gloria por la península.

A diferencia de otras películas de este movimiento, el filme no sufrió una excesiva censura, pues políticamente Young Sanchez es en apariencia un filme menos crítico y agresivo que otras películas del Nuevo cine Español, como Los que no fuimos a la guerra (Los que no fuimos a la guerra, 1962) de Julio Diamante, aunque ni de lejos gozó de una buena acogida por parte del aparato censor. De hecho el propio Camus envió una carta al director general de cinematografía y teatro, quejándose expresamente de la manera en como se había estrenado la película en Zaragoza, donde se había convertido en un aperitivo de sesión doble para el filme de Joseph.L.Mankiewickz, Cleopatra (Cleopatra, 1963)[1], que era la función principal.

El filme trata una de las temáticas deportivas más ocurrentes del séptimo arte, como es el Boxeo. Y al igual que otras grandes películas, como la posterior que realizaría Martin Scorsese, Raging Bull (Toro Salvaje, 1980) o más clásicas como The Set-Up (Nadie Puede Vencerme, 1949) de Robert Wise, el filme disecciona con una posición muy crítica el deporte y sobre todo el negocio que lo rodea. Los clichés que siempre se repiten en este tipo de películas aparecen también en este filme, como el padrino protector que utiliza al púgil sólo en pos de sus intereses personales, el propio púgil sacrificado que trata de utilizar el boxeo como un medio para salir de la pobreza, los sacrificados combates…

descarga (76)

El film está basado en una obra de Ignacio Idelcoa, aunque realmente es una adaptación muy libre que sólo utiliza la fuente literaria como inspiración[2]. Nuestro protagonista, que interpreta Julián Mateos, es un joven que trabaja en una fábrica mientras entrena para ser un futuro boxeador. Como vemos, la temática social está bastante presente. El Boxeo es la única salida que encuentra nuestro protagonista y ello queda bien reflejado en el filme, especialmente en la desesperación que nos presenta el protagonista, y en las relaciones casi de esclavo que debe mantener con sus padrinos.

Es muy importante la estética feísta, o mejor dicho verista, que introduce la película. Tomando alguna referencia clara del Neorrealismo, la película nos presenta en todo su esplendor y sin tratar de camuflar demasiado, el modus vivendi de la clase más baja que aparece representada en la película. Desde las fábricas donde trabaja nuestro protagonista, hasta el combate pugilístico, una estética sucia invade todo el metraje. Se traspasa esta también al propio lenguaje que emplean los personajes, un tanto diferente en contraposición a otras películas españolas coetáneas. Ayuda también la fotografía de Victor Monreal, que es capaz de radiografiar todas estas complejidades.

El final de la película es seguramente una de las mejores en su género. En este sentido, Young Sanchez es claramente hijo de la época. En otras circunstancias, o incluso en otras longitudes, como en el caso Hollywoodiense, se habría llegado a un acuerdo o más feliz o más derrotista. En cambio, la película de Camus es en este sentido muy realista. Nuestro protagonista se encuentra entre dos caminos, quedarse bajo el patronazgo de sus antiguos promotores, gente honrada pero sin posibilidades de hacerle ascender o a un profesional que tiene las posibilidades económicas, pero es un explotador absoluto que se aprovecha al máximo de sus pupilos. Precisamente estos problemas son los que sacará el propio protagonista a la luz, mientras se resigna y acaba aceptando su papel como explotado, sabiendo que su futuro no dista mucho del de Conca, uno de sus antiguos compañeros que también fue explotado cuando era boxeador.

Seguramente lo que le falla al filme es lo mismo que a otras películas del Nuevo cine Español, como es una puesta en escena muy mejorable, y en la que es difícil rastrear algún tipo de tensión, lo que lastra bastante el montaje del filme.

[1] VAQUERIZO, Luis, La censura y el Nuevo cine Español: Cuadros de Realidad de los años sesenta, Ed.Universidad de Alicante, Alicante 2014, p. 216

[2]Como podemos leer en : https://babel36.wordpress.com/2012/03/26/ignacio-aldecoa-adaptado-por-mario-camus-1-young-sanchez/

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s