091: Policía al Habla (1960)

091_polic_a_al_habla-217710802-large

El Género policiaco no fue uno de los más abundantes durante el régimen franquista, pero lo cierto es que de tanto en tanto se iban presentando películas interesantes, caso de 091: Policía al Habla (091: Policía al Habla, 1960) una película dirigida por el incombustible José Maria Forqué.

091: Policía al Habla es una película que parece tomar muchas influencias del cine negro clásico de Hollywod. Más en concreto, una referencia que parece inexcusable es la de The Naked City (La ciudad desnuda, 1948) de Jules Dassin. En ambas películas, los protagonistas son policías que patrullan las calles de la metrópoli, y además, hay una Voz en off que trata de ensalzarnos las virtudes de estos ejecutores de la ley, y que a la vez describen la manera en cómo trabajan. Bien es cierto, que quizá en la película de Forqué no podamos hablar exactamente de una voz en off, aunque hay una substitución bastante evidente entre esta y la de los policías que retransmiten ordenes por el transmisor, y que al fin y al cabo cumplen la misma función que una voz en off. En definitiva, tanto la película de Dassin como la de Forqué tienen la intención de realizar una panorámica sobre los actos cotidianos de estos protagonistas, una mirada hacía las partes más oscuras de la ciudad.

El filme empieza planteando un argumento lineal. Adolfo Marsillach interpreta a nuestro protagonista principal, un policía joven que lo da todo por el cuerpo (como veremos más adelante, la película ensalza bastante el cuerpo de policía, desde unas posicionas que son totalmente idealistas). Sin embargo, a las primeras de cambio, un coche de conductor desconocido atropella a su hija dándose a la fuga. En un primer momento puede darnos la sensación de que se va a presentar una trama de venganza en la que veremos a nuestro protagonista perseguir al culpable durante todo el metraje, pero lo cierto es que Forqué opta por una estructura muy diferente.

images

091: Polícia al habla es una película que deambula por Madrid. No hay una línea argumental clara y concisa, sino que la película se entretiene en diversos episodios, aunque tampoco es una película que podamos definir como episódica, porque tampoco hay unos nexos claros que nos hagan ver las diferencias entre los diversos grupos de escenas, y además durante toda la película puede verse el intento de nuestro protagonista por conseguir justicia aunque sea en una línea narrativa un tanto endeble. El filme de Forqué aúna pues todo tipo de tonos, desde la comedia, drama hasta el thriller, pasando por el cine negro.

Así pues, nos encontramos con diversos ejes narrativos. Uno de ellos es la historia de dos ladrones de poca monta, que se dedican a hacer atracos con tal de poder sobrevivir. Aquí es donde la vis cómica se hace más patente, con una historia inofensiva que consigue sacar alguna sonrisa en el espectador. Forqué no es demasiado crítico con este par de ladronzuelos, sino que más bien parece compadecerse de ellos, e incluso retratarlos con cierta gracia.

Otro de los ejes narrativos lo encontramos en el accidente de tráfico que provocan unos alcohólicos al ir de fiesta durante la noche. La película entonces se sirve del recurso del Flashback para contarnos la historia de cómo llegaron esos personajes a esa situación, y lo cierto es que el recurso trata de demostrar una madurez narrativa, aunque los resultados son insatisfactorios.

Es también interesante, ver la manera en como Forqué presenta la noche Madrileña. No la ensalza precisamente, sino que la muestra como algo ciertamente peligrosa.  A lo largo de la película somos testigos de todo tipo de acciones violentas y criminales, desde hurtos, atropellos, accidentes automovilísticos…. En contraposición a este desorden, que viene tanto del exceso de algunas personas (caso del hombre que decide pasar de su mujer para irse a buscar chicas más jóvenes o de los  muchachos que deciden dejarse llevar por los instintos) como de los malhechores, se nos presenta la policía, un grupo más o menos homogéneo (a excepción del personaje semi cómico que interpreta José Luis López Vázquez) que son los “Buenos”. No hay crítica de Forqué a uno de los brazos armados del franquismo, como fue el sistema represivo de la policía, sino todo lo contrario. Tal y como lo presenta la película, la policía es la solución a un problema irresoluble. De todas maneras si podemos ver algún elemento innovador y no contagiado de propaganda, como es la propia Noche, que ya muestra un escenario muy lejos del optimismo, sino más bien cercano a la decadencia.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s