Cuenta Conmigo (1986)

Cuentaconmigo

Después de ver la película Stand by Me (Cuenta Conmigo, 1986) y contemplar los títulos de crédito, uno se quedará patidifuso ante el rótulo que nos indica que el filme está basado en una obra de Stephen King. Pero es cierto, la película que dirige Rob Reiner está basada en un relato de uno de los escritores de terror más célebres de la Historia. Sin embargo, Cuenta Conmigo poco tiene que ver con género de terror. Como se puede entrever en algún momento del filme (Cuando uno de los protagonistas le dice al protagonista principal que de mayor puede escribir sobre ellos si se queda sin imaginación) la historia nos retrae a un momento intimista de la infancia, y puede que sea una de las obras más personales del escritor.

Efectivamente, Cuenta Conmigo nos lleva a la infancia. La Historia versa sobre cuatro protagonistas principales, que no sobrepasan los doce años de edad. La historia está contada desde el futuro, es decir, lo que vemos en pantalla es un marco temporal ya superado, y en realidad la voz en off del protagonistas, interpretado (de niño) por Will Wheaton. El eje narrativo gira en torno a la curiosidad de los chavales por descubrir un cadáver humano que parece encontrarse a dos días de distancia. En realidad, la película es el camino que deberán recorrer hasta llegar a ese cadáver. Por cierto, la Voz en off está excelentemente utilizada, nunca martilleando en exceso y contando los detalles necesarios para la comprensión de la Historia.

La manera en como resuelve el guión los personajes es ambivalente. Por una parte tenemos a personajes correctamente construidos, como el que interpreta Cory Feldman, un joven que proviene de familia desestructurada y que sus peculiaridades son de lo que más jugo dan en el filme. Pero la mejor parte la encontramos en los dos niños principales, interpretados por Will Wheaton y River Phoenix (hermano de Joaquin Phoenix y fallecido en penosas circunstancias). Por una parte, sobre el personaje de Wheaton, demuestra su pesadumbre al tener que lidiar con la imagen de su hermano fallecido (Interpretado por John Cusack) al que su familia parece prestar más simpatía. Son secuencias convincentes la que nos muestran este drama, pero que no dejan de tener un aire a arquetípico bastante evidente, caso del sueño en el funeral, que parece mil visto ya. Lo que sí resultan tópicos son los personajes secundarios que aparecen en el filme, que más bien parecen sacados de la película Grease (Grease, Brillantina, 1987). Me refiero al grupo de malotes que lidera Kiefer Sutherland y que aparece descrito con una brocha gorda que tira para atrás.

Los Años 50, efectivamente, son el marco histórico que utiliza la película, y  aunque podemos extrapolar perfectamente la historia a cualquier otro período de prácticamente todo el siglo XX, la película se aprovecha del marco para la utilización de una banda sonora que recoge los temas más famosos del momento.

Que entre tanta ingenuidad infantil, corre algo oscuro y mórbido resulta evidente. Puede que esté soterrado, pero lo cierto es que como dice el propio narrador, el evento cambia totalmente la personalidad de los jóvenes, que ya no son para nada iguales después de contemplar el cadáver. Realmente parece una tesis Freudiana, pero en el regreso a casa ninguno de ellos hace ningún comentarios, convulsos ante lo que acaban de ver. Simbólicamente parece evidente, que esta visión los ha hecho pasar de la edad infantil a la adolescencia.

images

Lo más interesante de Cuenta Conmigo es el magnético poder con el que es capaz de atraer al espectador. La película consigue trasladar al público a los momentos de la infancia, y a aventuras similares como la mayoría de nosotros habremos vivido con aquellos amigos. Como bien dice nuestro protagonista al final del filme, ¿Quién no ha tenido amigos como aquellos? Y esta afirmación la podemos hacer extensible a la propia infancia. Sin embargo, no es que la obra de Rob Reiner sea una simple oda a esta etapa de la vida, sino que debe verse como una inmersión positiva. Podríamos decir, que la cinta de Reiner tiene ciertas semejanzas con la mítica película The Goonies (Los Goonies, 1985) estrenada un año antes, como es la aventura, los jóvenes protagonistas…pero también sus diferencias. Cuenta Conmigo es la versión depurada de la película de Richard Donner, donde el espectáculo y la fantasía desordenada dejan paso a la pureza y al recuerdo. Más intimista y menos vacía, por decirlo de otra manera.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s