Ciudad en Tinieblas (1954)

descarga

Crime Wave (Ciudad en Tinieblas, 1954) es una más de las muchas películas de cine negro que se rodaron en la década de los cincuenta. El filme, que dirigió el cineasta exiliado de origen húngaro, André de Toth, se engloba dentro de la serie B más arquetípica, y se pueden apreciar muchos puntos en común con otras obras coetáneas del género negro. Los trajes con sombrero, la oscuridad y los sucios callejones, los personajes atrapados por su pasado y una policía corrupta son condimentos que aparecen en el filme y que no deberían sorprender a los acostumbrados al género. Hasta en su corta duración, se puede presentir la huella del cine negro.

En realidad, el filme no es demasiado verosímil con el título original en inglés, una traducción aproximada al español sería Ola de Crímenes, pues la película se centra en unos pocos protagonistas y se dista mucho de las grandes espectacularidades. El guión, se encuentra coescrito por tres personalidades: Crane Wilbur, Bernard Gordon, Richard Wormser, basándose en una historia de John Hawkins y Hard Hawkins. Como decíamos, la historia que cuenta el filme es más bien minimalista, centrándose en las tropelías habituales de un pequeño grupo de criminales. Más en concreto, tres fugados de una cárcel norteamericana, donde en un palo a una gasolinera uno acaba recibiendo un disparo mortal. Tras diversos acontecimientos, los criminales contactarán con un antiguo compañero, obligándole a que le eche un cable.

Historia simple y sin pretensiones, Ciudad en Tinieblas no basa sus puntos fuertes en el desarrollo argumental, pues prácticamente el cien por cien de las situaciones que transcurren en la película están ya utilizadas en otros filmes de cine negro, sino en sus personajes. Sin duda alguna, hay que citar el policía corrupto que interpreta Sterling Hayden. Este actor es uno de los cimientos del género, y todo el mundo reconocerá su actuación en The Asphalt Jungle (La Jungla de Asfalto, 1950) donde en aquella ocasión encarnaba a un criminal. En Ciudad de Tinieblas, Hayden se hace suyo un policía muy especial, al que no le importa utilizar métodos bastante sucios con tal de cumplir sus objetivos, algo que por otra parte es muy típico del género. La Gracia y lo que hace surgir el interés del personaje es el hecho de que se encuentre en una infructuosa y movediza barrera moral, donde el bien y el mal se difuminan. Otra vez la figura del policía corrupto tantas veces con anterioridad, pero con un magnetismo poco habitual.

descarga (1)

El resto de personajes es en comparación mucho menos interesante, aunque el personaje principal, interpretado por Gene Nelson mantiene el tipo en el tópico personaje de cine negro. En concreto, Nelson encarna a un ex presidiario que actualmente se encuentra reformado y que con los actuales acontecimientos se verá involucrado de nuevo en turbios asuntos, aunque de manera ajena a su voluntad. Gene Nelson parece el tipo perfecto para mostrarnos un tipo con un pasado oscuro pero con ganas de reformarse, y el actor muestra bien ese odio oculto que se queda por dentro y que se amplifica cuando ve a sus seres queridos en peligro.

También hay elementos negativos en el filme, o como mínimo no demasiado excitantes, que convierten la película en una medianía. Los lugares comunes son los que en definitiva acaban lastrando las posibilidades. El clímax final por ejemplo, resulta bastante anodino y no demasiado excitante para lo que en definitiva se propone (el golpe que retira a los criminales, típico del cine negro) y lo mismo podemos decir de varios momentos que encontramos en el metraje, como el secuestro de los criminales a la esposa del protagonista.

images (2)

La acción transcurre en Los Ángeles, y lo cierto es que André de Toth no es demasiado benévolo con la visión de la ciudad. Cierto es que no es habitual en el género que el desarrollo argumental se dedique a contarnos las bondades del espacio donde está teniendo lugar la acción, pero esto es muy palpable en Ciudad en Tinieblas[1]. No existe la luz en la película (insistimos en que tampoco es algo demasiado excepcional en el género) porque gran parte del metraje transcurre durante la nocturnidad. Callejones angostos, interiores sofocantes…La presión puede palparse con facilidad en la película y sin duda la ambientación es uno de los puntos más fuertes. El Glamour de los Ángeles (la cuna de Hollywood) desaparece en pos de una ciudad oscura, donde los criminales campan a sus anchas. Incluso cuando nos encontramos con un interior público (como bares o incluso el almacén final) la ciudad se resuelve como un lugar triste y peligroso (sólo hay que ver los ciudadanos sudorosos que se aglomeran sobre la barra del bar, que parecen vivir solitariamente).

[1] JOHN, David y ANDERSON, John, The B List: The National Society of films critics on the Low-Budget Beauties, Ed. Da Capo Press, Cambridge 2008, p. 20

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s