El Apóstol (2012)

descarga

O Apostolo (El Apóstol, 2012) es una de aquellas películas que de tanto en tanto, sin tener demasiada publicidad detrás, consiguen hacerse un hueco en su género. En este caso, el género de la animación, que en nuestro país ha tenido que recorrer caminos tortuosos. Su director es Fernando Cortizo, que siempre ha estado inmerso en la animación, desde que debutó con El Ladrón de Muñecas (El Ladrón de Muñecas, 2007) un cortometraje de 10 minutos de duración. El Apóstol tuvo éxito de crítica y  recibió varias nominaciones, aunque tuvo que soportar la deshonra de ser superada en los Goya, donde se prefirió, de manera bochornosa, premiar Las Aventuras de Tadeo Jones (Las Aventuras de Tadeo Jones, 2012) antes que el filme de Cortizo. La película ha estado producida por Artefacto producciones, una productora con sabor gallego, que deja su impronta en la película de manera clara, como veremos más adelante.

Si algo tiene de bueno el filme de Fernando Cortizo es que capta a la perfección el ambiente de aquella Galicia mágica y rural, que aparece a los turistas que de verdad saben buscar. Aunque no sea con una visión positiva…Sino más bien terrorífica. Y es que se puede englobar perfectamente la película en el género de terror (como temática), y de hecho, la historia que cuenta la película tiene un regusto a muchos de los argumentos que se utilizaron en la década del cine fantástico más prodigiosa del cine español (años setenta). No es casual que en los títulos de crédito la película aparezca dedicada a Paul Naschy, uno de los iconos más representativos de dicha etapa.

La película, que está escrita por el propio Fernando Cortizo, se abre con una cínica secuencia que poco tendrá que ver con el tono posterior del filme. Un ladrón ha escondido un tesoro en un pueblo después de fugarse de la cárcel, y al cabo de un año vuelve a recuperarlo. Sin embargo, se extraviará, y acabará en un extraño pueblo donde la gente parece realmente siniestra.Es ahí donde la leyenda de Paul Naschy parece encarnarse en diversos protagonistas, pero el que más nos recuerda a sus tipos de películas es el que encarna el padre de este extraño pueblo. Su gracia, pese a lo detestable que supone este personaje, es indudable, y medida película se la lleva a sus espaldas. Nuestro protagonista es básicamente secuestrado, y una maldición parece planear sobre el pueblo.

images

La mitología gallega es un referente inevitable de El Apóstol, que mezcla varias de las leyendas más clásicas (incluyendo una vertiente hereje que siempre ha sido muy fructífera en dichas tierras) para respaldar el filme. Efectivamente, la célebre compañía de difuntos, es decir, la Santa Compaña aparece con un papel de excepción en el filme. De igual manera podemos citar también la Catedral de Santiago, y sobre todo, el ambiente rural, que es el que lleva todo el peso de la película. Pero no de una manera folclórica, sino que Cortizo se empapa de todo este material con mucho mimo, aunque sea como ya he dicho anteriormente, para describir en ciertas ocasiones un ambiente terrorífico. Si no, sólo hace falta que volvamos a dar un paseo por esa aldea, esa aldea que se retrotrae al mismo ambiente que vio dar a luz a personajes como Manuel Blanco Romasanta, o aquella en la que cada pocos pasos uno se encuentra con un mágico cruceiro.

No se puede obviar la técnica magistral que emplea la película, que recurre al Stop-motion clásico, con material de Plastilina y que está perfectamente empleada. Los personajes resultan bastante creíbles, pese a que Cortizo no renuncia a darles el toque tan característico que da la técnica, y además más de uno está basado en célebres actores, pero donde realmente triunfa el Stop-Motion es en el ya comentado ambiente que emplea El Apóstol.

Puede que el punto más flojo del filme lo encontramos en el desarrollo de su guión, que hacía la mitad del filme acaba desvariando un tanto. Una vez han encarcelado a nuestro ladrón, la película se desvía hacía dos personajes poco simpáticos (por más que uno de ellos tenga la voz del actor Fernando Sanz) que rompen con la tensión que había acumulado hasta el momento la película. Además y a pesar de que el tono infantil siempre es presente (y con esto pretende justificarse en algunos aspectos) el subrayado del personaje del Obispo resulta bastante forzado. Por otra parte, la propia película se limita con un final demasiado predecible (otra vez gracias al personaje del Obispo, al que se le ve venir de lejos su destino) que rompe con el tono terrorífico del filme, para abrazar caminos mucho más convencionales (y comerciales). Una pena, porque hasta ese momento, la película de Fernando Cortizo había tratado de manera respetuosa al espectador.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s