La Visita (2015)

descarga (2)

¿Ha Vuelto Shyamalan ¿ ¿Alguna vez se fue (los críticos norteamericanos más populares seguro que dirán que ya nunca volverá al nivel de sus primeros filmes)? The Visit (La Visita, 2015) no aclara ni despeja, en mi opinión, ninguna de las claves a las preguntas planteadas. Eso sí, el nivel de la película se encuentra muy por encima de los dos productos anteriores del cineasta, que no por casualidad, eran los menos personales, prácticamente encargos de productora. La Visita parece traernos algunas de las características que hicieron célebre al cineasta indio, pero también, en menor cantidad, nos encontramos con un tono impostado y cercano al cine comercial. El filme se aleja de las grandes productoras (de ahí seguramente viene también la mayor libertad con la que cuenta el director) y próximamente veremos en el futuro si Shyamalan sigue en la senda del cine más o menos independiente.

Podemos decir que el cineasta se adhiere a un género que está más en boga que nunca, y que empieza a saturar ya el mercado del género de horror. Sí, me refiero como no podría ser de otra forma al célebre Found Footage (Metraje encontrado) que emplea por primera vez Shyamalan después de varias películas de terror/fantástico en su trayectoria. Y para ser sinceros, la película se encuentra bastante por encima de la media, cosa no muy difícil pero siempre apreciable. Aún así, el director respeta bastante la puesta en escena, a diferencia de otras películas del género, donde a los directores les importa poco que el espectador quede completamente mareado por los continuos giros de cámara. La elegancia, intrínseca siempre en el indio (por lo menos en sus primeras películas), queda más que patente en la Visita. Cierto que el juego de cámaras hacer perder cierta coherencia argumental, pero mejor eso que no acabar mareado en la sala de cine.

lavisita

La película tiene un argumento bastante prototípico de este subgénero del terror, y a grandes rasgos no hay demasiadas diferencias con otras películas. Una madre que cuida sola a sus hijos los decide enviar con sus padres, con quien no tiene ninguna relación desde hace mucho a tiempo, a la casa de campo donde viven. Al principio la acogida parece perfecta, pero poco a poco los niños empezarán a darse cuenta de que la actitud de sus abuelos es cuanto menos extraña. La situación irá en crescendo, y más o menos el guión trata todos los aspectos que uno puede prever leyendo la sinopsis, aunque a la hora de desarrollarlos si es cierto que se introducen algunos trucos bastante originales.

La Visita es una película que aparte del terror, aúna otros géneros, como el drama y sobre todo la comedia negra. Dentro del terror, lo mejor sin duda es esa atmósfera que le dejaba a uno congelado el corazón, y que nos evoca irremediablemente a Signs (Señales, 2002), así como alguna escena aislada, que más que Shyalaman evoca el cine de género más negro y siniestro, muy parecido a los últimos filmes de James Wan tan de moda últimamente. Por otra parte, es especialmente gracias a su humor por lo que el filme sobresale por encima de la media. La ironía y el humor negro forman un tándem indispensable, que le da alas a la película para sobresalir. La secuencia del horno se ha convertido ya en una de las memorables dentro de la filmografía de Shyamalan.

Pero aún así, hay algo que sigue chirriando a lo largo del filme. Escenas que no tiene nada de nuevo, y a pesar de conseguir en algún caso el efecto perseguido (Como la escena en la que se araña la pared), siguen resultando efectistas y poco elegantes, más propias de una película de Found Footage de serie B que no de un director capaz como Shyamalan. Se puede decir que la elegancia y ese tono más regular se van entrelazando en la película.  Por ejemplo, la vena dramática personalmente la considero fallida e incluso innecesaria. La película funciona perfectamente cuando es malvada, y aunque es cierto que el toque Shyamalan es cuidar siempre a sus personajes como si fueran personas humanas, lo cierto es que el tono gamberro le iba más ajustado a la película. El final es realmente insustancial, porque al espectador realmente la historia de la madre y los hijos (al estar tan poco desarrollada) le es realmente igual, y el tono lacrimógeno acaba quitando el buen sabor de boca con el que iba a acabar la película. Algún momento puntual de las entrevistas que realizan los nietos si es realmente salvable, por el tratamiento poco ortodoxo, pero por lo demás resta más que suma el drama en el filme.

Por cierto, no podíamos olvidar el giro de guión final, que siempre resulta tan rastreable en la filmografía de Shyamalan, y que vuelve a tener un papel de plena importancia en la película. De hecho, este giro es de lo mejor de la película, no porque sea demasiado sostenible argumentalmente (que por supuesto, no lo es) sino porque crea un efecto de desasosiego, e incluso digámoslo, de terror, en el espectador, algo ciertamente difícil de conseguir en el género.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s