Las Última supervivientes (2015)

descarga (6)

Personalmente tomo The Final Girls (Las últimas supervivientes, 2015) como claro ejemplo de lo que significa una película fallida. A pesar de ser vitoreada por algunos críticos en el reciente Festival de Sitges, la película no consigue su objetivo principal, reflexionar sobre el cine de terror de los años ochenta y convertirse a su vez en un homenaje al subgénero el Slasher. En este sentido la película tiene bastante relación con otros filmes más acertados como The Cabin in the Woods (La cabaña en el bosque, 2012) o What We do in the Shadows (Lo que hacemos en las sombras, 2014).

Y es significativo, que el género de terror esté tirando cada vez más hacía la autoparodia, el homenaje hacía filmes anteriores o a géneros ya pasados. ¿Acaso quiere decir esto que ya no tememos nada? Puede que sea la manida frase tantas veces repetida que dice que la violencia diaria nos ha vuelto insensibles, o puede ser (y yo optó más por esta última) que a la gente realmente ya no le aterrorizan asesinos armados con motosierras, porque nuestros males son, por desgracia, mucho más cotidianos. De hecho, estas películas que últimamente están surgiendo con mucha fuerza (aunque es evidente que tienen unos antecedentes prácticamente innatos al nacimiento del cine, sólo hay que fijarse en  Georges Meliès) y que denominamos como “Comedia de Terror” se han convertido en un entretenimiento más cercano al pasatiempo y a la fruslería que no a un retrato cercano al terror contemporáneo.

En este caso, el género parodiado es el Slasher, que iniciaron filmes como Halloween (La Noche de Halloween, 1978) y Friday 13th (Viernes 13, 1980) y que tan popular se hizo en la década de los años ochenta, en especial este segundo es el modelo en el que se basa directamente el director de esta película. De hecho, el término Final Girl hace referencia directa a este subgénero. El concepto de Final Girl fue elaborado por la crítica de cine estadounidense Carol. J Clover, quien lo elaboró en una de sus obras, y que supone uno de los pilares del subgénero. Las Final Girls son las protagonistas femeninas de los Slashers, que en su mayoría, son las únicas capaces de enfrentarse victoriosamente al psicópata asesino. Como no podía ser de otra manera, Las últimas supervivientes juega con esta característica, que de hecho es el óbice del filme. La película nos presenta a una protagonista principal, que pierde a su madre en un accidente de coche (una antigua actriz que nunca consiguió la fama, y que simplemente consiguió un papel secundario en una mítica película slasher). Dos años después, irá con sus amigos al cine, donde precisamente realizan un maratón de la saga donde participó su madre, y ahí, casi como por arte de magia (realmente se lo podrían haber trabajado bastante más la llegada de los personajes a la trama) los protagonistas se ven inmersos en la propia película que estaban viendo. Por raro que parezca, están dentro del slasher, aunque claro, ya saben cómo termina, y por supuesto, cuáles son sus reglas.

maxresdefault

Como retrato del cine Slasher, Las últimas supervivientes es una película decididamente fallida. Cierto que el cineasta pretende subrayar las características que cualquier espectador con cierto bagaje en el tema ya conoce, pero lo de consigue de una manera tan burda y poco original que realmente simplemente acabamos reconociendo los objetivos y el esfuerzo, pero no el resultado. Puede que el director de la película tenga un futuro más brillante en el género, y por lo menos el filme promete ciertas esperanzas que hacen que recordemos y nos quedemos con su nombre, Todd Strauss-Schulson, pero poco más podemos decir del filme. La lucidez de La cabaña en el bosque no la encontramos ni de lejos aquí.

La primera parte del filme es mucho más interesante que la segunda. Básicamente por los puntos cómicos, que son la mejor baza que tiene la obra. La película explota diversas situaciones cómicas, entre las que podemos destacar algunas: La más básica es la revisión de las claves del género en tono autoparódico, pero también hay otras vías como la diferencia total entre las dos generaciones que cohabitan en el filme (los personajes de la actualidad que se encuentran con gente de la misma edad pero en los años ochenta, con la multiplicidad de caminos que abre este hecho diferencial) que en realidad es la que más vis cómica contiene.

En la segunda, el filme decae ostensiblemente. La película se vuelve más lineal y mucho más predecible, y no hay mucho que destacar en los homenajes al slasher, que ya no tienen la sorpresa inicial. En realidad el filme se centra excesivamente en la vía dramática (la relación entre madre e hija) que no acaba de cuajar del todo, en parte por las propias leyes que se impone el filme (Realmente no es su madre en la trama, así que hay cierto tono inverosímil entre la relación que se establece entre ellas dos, y que además ocupa muchísimo espacio en el metraje).

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s