Sin Identidad (2011)

descarga (12)

Unknown (Sin Identidad, 2011) supuso la confirmación de Jaume Collet-Serra dentro del cine internacional y además le permitió seguir su trayectoria en el gran Hollwyood. El director, que  había iniciado su carrera en tierras norteamericanas, con el filme menor de terror House of Wax (La Casa de Cera, 2005) siguió escalando en el sistema, con una película que a pesar de ser un producto mediocre, cosechó un más que aceptable éxito de público.  La Película nos presenta una premisa bastante repetida dentro del género de thrillers y acción. Liam Neeson interpreta a un personaje, un doctor en biología, que se dirige a Berlín para una ponencia, pero que tendrá un extraño accidente antes de asistir, y que le cambiará totalmente la vida. De repente su vida y su identidad parecen haberse esfumado…

El guión no se sostiene por ningún lado. Y esto lo digo de manera literal, no hay ningún punto que tenga un sentido lógico, ya desde el primer momento en que se inicia la película. A poco que se destripe el contenido del filme, aunque sea sólo de manera superficial, el espectador podrá comprobar cómo el cineasta construye todo su argumento en base a un gran castillo de naipes, que desgraciadamente contiene una base tan endeble que lo que provoca es que al mínimo soplido todo se venga abajo. No haré una lista exhaustiva, pero por enumerar algunos de los numerosos agujeros: ¿Por qué no liquidan a cierto personaje cuando lo tienen en una posición totalmente desprevenida? ¿Por qué el personaje de Diane Kruger actúa de esa manera? ¿Por  qué ponen a Liam Nesson una simple tirita en la cabeza y le dejan marchar enseguida del hospital si ha estado 4 días en coma? También es digno de mencionar la puyita política incluyendo un ex jefe de las Stasi, que tampoco sabemos exactamente qué relación tenía con la enfermera o porque esta decide presentárselo a un tipo del que no conoce absolutamente nada, pero que parece que tiene que aparecer en todo los filmes de acción.

Jaume Collet-Serra inició con este filme la misma fórmula que empleó con más éxito en su reciente película  Non-Stop (Non-Stop.Sin escalas, 2014), película que por cierto volvió a contar con el actor Liam Neeson (intérprete que ahora mismo ya podríamos calificar como de fetiche, pues ya son tres las películas de Jaume Collet-Serra donde ha aparecido el veterano actor irlandés, ahora reciclado como héroe de acción). La fórmula es la siguiente: Primero Collet-Serra construye una introducción que se alimenta de un ambiente de tensión, propia de thrillers de suspenses y aderezada con grandes toques de cine de espionaje, pero a medida que avanza la película, el nudo no se resuelve mediante una narrativa convencional, sino que simplemente el cineasta simula responder los interrogantes planteados con la acción, que interviene en la película para llenar de imágenes la cabeza del espectador, saturarlo y hacerle olvidar cualquier planteamiento lógico. El cineasta utiliza las dotes de persuasión de un publicista, pero si uno se para a razonar un momento el espectáculo gratuito que se le está ofreciendo, verá sin duda que viene con trampa. Y es un absoluta pena, porque se intuye un buen artesano detrás de las cámaras, como se demuestra en Sin Identidad y especialmente en Non-Stop. Sin escalas. No creo que sea casual, que en ambas películas lo más disfrutable no sea ni de lejos las secuencias de acción (tiroteos, persecuciones y desvaríos varios) donde el cineasta pierde la formalidad para adaptarse a un lenguaje mucho más vulgar, propio de un filme interpretado por Vin Diesel, sino que donde brilla Collet-Serra es en el buen hacer de sus introducciones, donde consigue plantar la semilla de la duda y del suspense en el espectador.

images

De hecho, también se nota que por aquel entonces el cineasta aún no tenía el aplomo y experiencia que tiene ahora. Buena muestra de ello son los recursos cinematográficos con los que Collet-Serra pretende mostrarnos la alteración y el desequilibrio mental del protagonista principal, interpretado por Liam Neeson. Para ello, el director nos presenta una batería de recursos un tanto naifs, como las imágenes de diversos colores que se entremezclan con la imagen real (y que parecen efectos hechos con el Windows Movie Maker) o esa cámara mareante que cuando pretende plasmar los momentos de máximo desequilibro mental, simplemente se dedica a girar una y otra vez, mareándonos a nosotros pero por puro efecto óptico.

¿Se acuerdan de aquella frase con las que se terminaban los cuentos y fábulas infantiles? Sí, efectivamente, “el célebre fueron felices y comieron perdices” pues bien, cuando uno está viendo Sin Identidad, rectifico, desde el primer minuto que uno empieza a ver el filme, sabe que todo va acabar bien. Lo lleva impreso en el ADN, en su genética de película de acción que debe, por necesidad imperiosa (la comercial) terminar con un final que satisfaga al máximo número de espectadores (pues para algo son los que pagan, pensará el productor), y Sin Identidad lleva al máximo esa estratagema. Tan extremada que de hecho, nos acaba trayendo la paz en el mundo. No, no es coña, literalmente al guionista se le antojo hilar la gran invención de que el mundo pase a ser un lugar feliz donde el hambre desaparece. Cosas veredes, Sancho.

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s