Un día Perfecto (2015)

descarga

A Perfect Day (Un día Perfecto, 2015) es una de aquellas películas que se quedan en camino de nadie. Cuando uno la ha terminado de ver, se pregunta que era exactamente lo que pretendía mostrar el director. De hecho, aunque el filme está ambientado en la guerra de la disolución de Yugoslavia, lo cierto es que no da la sensación la película de estar contando algo singular, sino que resulta una obra equiparable a la hecha por un molde prefabricado que el espectador haya podido ver en cualquier otra película bélica (o mejor dicho, situada en un ambiente bélio). Seguramente, su director, Fernando León de Aranoa, pretendía mostrarnos el Horror de la guerra fratricida, pero lo cierto es que el filme pasa también por un tono cínico e incluso cómico o banal que arruina gran parte de la propuesta, que nunca es demasiado específica, sino que se acaba perdiendo entre los varios itinerarios que desarrolla el guión.

La película es una producción con sabor español (Mediapro detrás de la producción junto a TVE) y además la obra adapta una novela escrita en lengua castellana, Dejarse Llover de Paula Farías. Aún así, la película está rodada en inglés (no sólo por el reparto internacional con el que cuenta el filme, sino también por una obvia estrategia comercial). La película ha recibido numerosas nominaciones en territorio peninsular entre los que destacan las 8 nominaciones en los premios Goya.

un-dia-perfecto.jpg

En un pequeño pueblecito de la ahora extinta Yugoslavia, un grupo de voluntarios de una ONG (estos serán los buenos del filme, que se contrapondrán en parte con los cascos azules de la ONU, que son presentados en el filme como un grupo que más que aportar a la comunidad local se dedica a entorpecer a nuestros protagonistas) se encuentra con una desagradable sorpresa en un pueblo al que asisten para dar ayuda. Un cadáver se encuentra atascando el pequeño pozo del pueblo, con lo que resulta imposible el abastecimiento de agua. A partir de este hecho se construye la película, pues el grupo decidirá hacer lo necesario para poder ayudar a la pequeña población.

El problema principal del filme, es su indefinición ideológica. Aranoa no tiene muy claro cómo afrontar algo tan polémico como es la guerra, más aún, la guerra de Yugoslavia (una de las que se llevó la palma en el siglo XX en cuanto a criminalidad). En algunos momentos el cineasta se pone (o trata de hacerlo) realmente dramático, como es la secuencia en que se nos muestra a los cadáveres de la familia, pero en otros el cineasta se vuelve mucho más blando, atravesando terrenos que parecen cuasi cómicos, sin demasiada fortuna. Esta apariencia apacible que pretende transmitir el director al contexto bélico acaba resultando cuanto menos desconcertante al espectador. A ello, debemos añadirle la utilización de la banda sonora, que crea de todo menos una atmósfera cercana al ambiente bélico u incluso mínimamente hostil. Está claro que lo que pretende Aranoa con la utilización de la música es en muchos casos la de romper con el drama convencional de la guerra, pero la mayoría de veces la sensación producida es la de que la película no sabe encajar exactamente la música y la imagen, incluso en algunas ocasiones, dando vergüenza ajena. Por ejemplo con la canción de Venus in Furs de Velvet Underground, que provoca una sensación Kitsch antes que dramática. Lo mismo se puede apreciar en muchas frases del guión, que parecen anteponer la espectacularidad antes que a una respuesta lógica. El máximo ejemplo de esto último lo demuestra el personaje que interpreta Olga Kurylenko, quien se pasa toda la película exclamando frases artificiales y antinaturales.

El guión no tiene un rumbo fijo, sino que se aprovecha de la circunstancia inicial del cadáver en el pozo,  para realizar una disección de diversas situaciones (un mix, podríamos decir). Aún así, no se hace especial hincapié en algún aspecto, sino que simplemente se presentan los hechos como si de una ensalada variada se tratara, así tenemos: La vida que sigue aún después del conflicto bélico (la mujer pastando con las vacas), la escena dramática por antonomasia (los cadáveres en la casa abandonada), la injusticia que sigue perpetrándose en las nuevas generaciones (la historia de la pelota) y por supuesto numerosas secuencias paisajísticas que presentan bonitas postales del país. Un día Perfecto cumple con la cuota necesaria y exigida por el gran público, pero olvida construir cualquier secuencia mínimamente interesante.

El personaje que interpreta Benicio del Toro es interesante y atractivo,  y junto al de la idealista que interpreta Mélanie Thierry la película consigue salvarse de la quema, porque por otra parte  el resto de caracteres resultan totalmente superficiales y arquetípicos. El peor de todos ellos es sin duda el que interpreta Tim Robbins, un personaje que resulta bastante simple y que corresponde a los tópicos del típico personaje que intenta hacerse el gracioso, un Hippy trasnochado sin demasiada complejidad detrás.

 

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s