El Jardín de los Finzi-Contini (1971)

 

descarga (1)

En el año 1971, Vittorio de Sica dirigió una adaptación cinematográfica de la obra del escritor Giorgio Bassani (Una obra prácticamente autobiográfica) Il Giardino de los Finzi-Contini (El Jardín de los Finzi Contini, 1971). La película recibió elogios y premios por doquier, destacando el Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Aún así, viéndose con retrospectiva, el filme de De Sica resulta bastante insulso, y seguramente el prestigio que adquirió en su momento lo tenemos que relacionar con el polémico mensaje que trataba el filme; las leyes raciales en la Italia Fascista (ya se habían visto internacionalmente filmes que trataban la locura nazi, pero la Italia Fascista había pasado de puntillas en las cinematografías mundiales, por lo general). Por otra parte, la película no consigue ponerse nunca a la altura de la novela, convirtiéndose en un burdo reflejo de la poética obra de Bassani.

De la obra original de Bassani la película se ubica en la parte en la que el protagonista, Giorgio (en realidad casi un alter ego del autor) es ya adulto, recurriendo sólo a contados flashbacks para la infancia y adolescencia (apenas un par de secuencias). La historia nos ambienta pues ya directamente en el año 1938, cuando las leyes antijudías de la Italia Fascista empezaban a tener acto de presencia y cuando nuestros personajes están ya en la flor de la vida. Nuestro protagonista, interpretado por Lino Capolicchio, se enamora perdidamente de su vecina judía, Micol (interpretada por Dominique Sanda; como veremos con algún flashback, en realidad lleva desde su tierna infancia enamorado) y durante todo el filme seremos testigos del desarrollo de esta historia no-amorosa. La película es un retrato fidedigno de las relaciones entre la comunidad judía de una ciudad provincial italiana como es Ferrara, y la manera en como afrontaron la guerra.

Sin duda, la dupla protagonista es la más interesante. Por una parte, tenemos al consumado enamorado, Giorgio, que encarna a la perfección el arquetipo de personaje que ha perdido totalmente la cabeza por conseguir su idealizada amada. A pesar de las interrupciones constantes de la película, la interpretación de Capolicchio es realmente buena y consigue transmitir lo que buscaba De Sica. Aún así, el personaje de Micòl consigue pasarle por encima, consiguiendo una mezcla de ingenuidad y picardía, que hace perder los nervios tanto a Giorgio como al espectador, y que consigue emocionar con la última secuencia final (donde al enterarse que Giorgio ha conseguido escapar, llora de emoción por él).

Pero lo cierto es que lo que más lastra a la película es el tono folletinesco que utiliza De Sica y que se puede palpar durante todo el metraje. Ya para empezar, ese multicolor tan cantoso que firma Ennio Guarnieri poco ayuda, dando la sensación de estar ante una película que al no saber cómo recrear una determinada época histórica pasada opta por el espectro Kitsch. Pero las irregularidades no se quedan sólo en la fotografía, sino que también se pueden sentir en el guión y en el montaje.

images (1)

Uno de los problemas que tiene Vittorio de Sica respecto a la novela es que ha escogido una serie de momentos concretos de la obra literaria y los ha combinado de una manera que resulta bastante apresurada, y que no dan la sensación de formar una película compacta. El sentido narrativo se pierde en inmensidad de momentos que no tienen un hilo general demasiado sólido. De tal manera, que entre escena y escena en muchas ocasiones los personajes parecen actuar más por exigencia del guión que no por voluntad propia.

El tono político es mucho más palpable en la película que en la novela. Mientras en la obra de Bassani el aparato fascista siempre aparecía en un segundo plano (precisamente, una de las grandezas de la obra era saber mostrar el terror como algo que a pesar de no hacer acto de presencia de manera directa, se podía notar  en la atmósfera) en el filme está presencia es mucho más notable.  A lo largo de la película el cineasta introduce elementos (algunos, que realmente aparecen en la obra original, como la discusión en el cine, mientras que otros son un recurso del guión, como el desfile fascista, que resulta bastante imponente gracias a la puesta en escena) inéditos, que van en crescendo con el propio metraje. Hasta llegar a un final, que a pesar de que no aparece en la obra original (por lo menos de manera directa), sino que es de cosecha propia, es de lo mejor que puede ofrecer la película: La familia Finzi-Contini es detenida finalmente por la policía fascista, que prepara su traslado hacía los campos de concentración alemanes, y ahí en la detención, los Contini y otros protagonistas se encontrarán, compartiendo un trágico destino.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s