La Libertad es el paraíso (1990)

descarga (5)

Svoboda eto rai (S.E.R, La libertad es el paraíso, 1990) se trata de una desesperante y melancólica película dirigida por Sergey Bodrov (El padre del actor Sergey Bodrov J.r, muy popular en Rusia, que falleció en trágicas circunstancias durante el rodaje de una película), durante las postrimerías de la definitiva disolución de la Unión soviética, que estaba entrando ya en un período de decadencia total en el año 1990 y que precisamente eso es lo que refleja la película (como los filmes de Aleksey Balanov Brat o Gruz 200). La Película fue galardonada con el mejor premio en el festival de Montreal y el premio de Wolfang Staudte en el festival de Berlín.

Vladimir Kozyrev interpreta a un niño, de nombre Sasha, que es ingresado en un orfanato debido a que su padre se encuentra en prisión y nadie puede encargarse de él. Durante el metraje, seremos testigos de los diversos intentos que realiza el joven con tal de conseguir escapar de la que es su nueva prisión (literalmente, el orfanato es como una prisión donde se encierran a los niños entre barrotes y se les maltrata continuamente desde insultos verbales hasta el maltrato físico). A priori, el argumento del filme no es realmente complejo ni nos encontramos tampoco con situaciones argumentalmente enrevesadas, sino que más bien al contrario, la película es realmente simple, pero debajo de su apariencia se encuentra un testimonio realmente dramático, testigo del momento vivido, que en aquel momento en que se realizaba la película era el duro presente.

Lo que más impactante resulta de todo el filme es sin duda la escasa atención que recibe nuestro protagonista durante todo el metraje. Y es que durante la tremenda época de crisis que retrata el filme (el gobierno de Gorbachov y el inicio de la Perestroika) no existía más que la preocupación individual y el instinto de supervivencia amplificado al máximo, y eso es precisamente lo que muestra la película, como todos los personajes adultos son incapaces de tratar al niño como lo que realmente es, un niño indefenso ante un mundo destructor que no tiene compasión. La película hace especial hincapié durante numerosos momentos en la indiferencia de los adultos ante el joven, partiendo desde su hermana, quien ignora completamente al niño (y que sólo piensa en liberar su instinto sexual y pasar el mejor rato posible) hasta los numerosos secundarios que pasan durante el metraje como si de obstáculos en el camino de nuestro joven protagonista se trataran. Podemos enumerar a varios: El director del orfanato, que busca obsesivamente al joven con tal de que no consiga escapar (aparte de maltratarlo), la ya citada hermana, o personajes como el que se encuentra nuestro protagonista en el tren, que se deja sobornar por apenas unos dólares y que a pesar de que en un principio quiere enviar al joven a la comisaría, en realidad le da igual su destino.

hqdefault

Es evidente que se pueden sacar conclusiones políticas de la película, pues la huida principal que protagoniza nuestro personaje puede leerse perfectamente como una metáfora. Como indica el propio título del filme (La libertad es el paraíso), nuestro protagonista busca desesperadamente huir de la prisión que supone el orfanato y podemos ver en ello al ciudadano ruso de la década de los noventa tratando de huir de la misma situación política, que se parecía enormemente a una gran jaula.

De hecho hay similitudes evidentes entre el personaje que interpreta Vladimir Kosyrev (que por cierto hace una gran interpretación) y el célebre personaje autobiográfico que configuró el director francés François Truffaut en su mítica Les 400 Coups (Los 400 Golpes, 1959). Al igual que en la película francesa, nuestro protagonista desea conseguir la libertad a toda costa, que es el motor de toda la película, y también se encuentra preso en una institución educativa similar (aunque en la película soviética es aún más dura y salvaje).

Hay que destacar también la fotografía que firma Yuri Skhirtladze, que se complementa excelentemente con el tema principal del filme. El filme muestra siempre un tono sombrío que se liga con la decadencia implícita en la película. Desde los espacios interiores por donde transcurre la película, con especial mención a los sitios del orfanato, que navegan entre la inmundicia y la desesperación, y que el cineasta retrata con fiereza. Pero también los espacios abiertos son tratados con dureza por la película, mostrándonos su lado más agreste.

Sin duda, y a pesar de que el filme es realmente confuso (el montaje de la película es realmente extraño y a veces da la sensación de no saber contar las situaciones de la manera más simple posible) la película cuenta con secuencias de gran potencia, y el final es sin duda la que se lleva la palma de todas ellas, consiguiendo poner al espectador un nudo en la garganta, cumpliendo el clímax prometido.

 

 

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s