Hijos del Tercer Reich (2013)

images (1).jpg

Tibia, así es como podría definirse Unsere Mütter, unsere Väter (Hijos del III Reich, 2013) Un la miniserie de 3 episodios que sacudió hace tres años ya, a Alemania, seguramente por ser uno de los pocos productos provenientes del  país que trataba el tema de la Segunda guerra mundial (polémico siempre), pero que sin embargo lleva la corrección política por bandera. Más que una serie, podría calificarse la obra como una película de larga duración a pesar de que es cierto que el filme tiene ecos de la serie bélica de la HBO, Band of Brothers (Hermanos de Sangre, 2001).

El Argumento del filme se centra en cinco personajes (Dos chicas y tres chicos) que se verán envueltos de manera trágica en la guerra. Cada uno de ellos tendrá un destino peculiar, dos de los protagonistas son hermanos e irán juntos a la guerra, mientras que el tercer protagonista es un judío que sufrirá en sus carnes la política racial del III Reich. Por su parte, las mujeres simbolizan el papel femenino en el III Reich, con la protagonista pasiva que espera una recompensa del régimen y la protagonista activa y decidida que se convierte en una enfermera para poder ir al frente de guerra. A lo largo del metraje los personajes se entrecruzarán en varias ocasiones, algunas con mayor acierto que otras.

Algunos protagonistas resultan interesante, mientras que otros no acaban de cuajar. El personaje que interpreta Tom Schilling es el menor de los hermanos que partirán a la guerra. A diferencia de su hermano mayor, interpretado por Volker Bruch, él es la oveja negra de la familia y tiene una postura reticente ante la guerra, lo que le propicia numerosas acusaciones de traidor. Sin duda es uno de los personajes que mejor pinta al principio, porque se podría haber explotado la faceta del intelectual que no se suma a la hecatombe mental de la masa, y sin embargo el desarrollo del personaje acaba transcurriendo por unos caminos más prototípicos y aburridos. Es evidente que la película trata de vender el mensaje de que la guerra saca lo peor del ser humano (literalmente se dice una frase parecida a esta y se repetirá a lo largo de la obra), pero la manera en cómo se plasma es decepcionante.

Básicamente, el filme trata de enseñarnos que en su mayoría el pueblo alemán desconocía totalmente las actitudes de los grandes dirigentes nazis, tratando de exculpar así gran parte de la población. De tal manera, que la miniserie no se inicia con la invasión a Polonia o incluso antes con la anexión de los sudetes o la de Austria, sino que directamente nos encontramos con la campaña de la Unión Soviética. Pero nuestros 5 protagonistas, parece que simplemente obvian lo que su gobierno ha realizado hasta el momento, convirtiéndose en simples “Ingenuos” que pasaban por allá. Y esto no es sólo algo aplicable a nuestros protagonistas, sino también a la mayoría de protagonistas del bando alemán. Las teorías raciales, que la mayoría de población acabó aceptando, convirtiendo a la raza aria en la principal y dejando a grupos como los eslavos en “Subhumanos” son totalmente ignoradas por el filme (a excepción de los grandes cargos del ejército y las SS). Incluso, el filme nos presenta a las poblaciones eslavas como las verdaderas responsables de los genocidios en la parte oeste, en varios momentos del filme: Los ucranianos que persiguen a judíos, los polacos como racistas ultra nacionalistas (con más odio a los judíos que los personajes alemanes) y los rusos como salvajes. La política de la película es en realidad la de sólo aceptar la responsabilidad judía, dejando las otras en suspensión.

descarga

Hay también algunos Tics de lo políticamente correcto que incluso se filtran en la forma y manera de hacer de la miniserie. Chirría continuamente que nuestros protagonistas parezcan salvarse de la muerte en los momentos más difíciles. Cuando sucede una vez no hay ningún problema, pero cuando esto se vuelve reiterativo acaba siendo realmente vergonzante. Da igual lo que hagan nuestros protagonistas, porque conseguirán siempre escaparse una y otra vez de la muerte.

Donde es un acierto Hijos del III Reich es en su apartado estético y visual. La película recrea con acierto el ambiente bélico de la 2nda guerra mundial y dejará extasiados a los amantes de estos fetichismos particulares. Aunque también es cierto que en los conflictos bélicos se le ven las costuras a la película, utilizando una puesta en escena nerviosa y abusando en demasiadas ocasiones de la cámara en mano, que fingiendo nerviosismo acaba por desesperar al espectador.

En definitiva, la obra es un proyecto fallido que a pesar del revuelo provocado se queda sin conseguir un empaque aceptable. Y todo se debe a la corrección política y a las pocas ganas de tomar decisiones comprometidas, que lastran a la serie.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine, Uncategorized and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s