El Prisionero de las Montañas (1996)

El_prisionero_de_las_monta_as-883318973-large

 

Kavkazskiy plennik (El Prisionero de las montañas, 1996) se trata de un filme dirigido por Sergey Bodrov, basándose en un cuento del magnífico escritor ruso Leon Tólstoi. La película, polémica en su momento, recibió también buenas críticas y consiguió numerosos premios tanto locales como nacionales. En Rusia, el país de origen, el filme ganó el premio Nika (Los Oscars rusos) de mejor película y mejor director, y también fue nominada a la mejor película de habla no inglesa en la ceremonia de los Oscars.

La película se ambienta en la primera guerra chechena (1994-1996), con lo que ya podemos comprobar que el tema tocó un tema realmente candente en aquellos momentos. El conflicto checheno, que sucedió prácticamente una vez la URSS se disuelve, fue una de las guerras más crueles y primitivas que vivió el país en mucho tiempo, además de suponer un enorme varapalo para el orgullo ruso, puesto que fue incapaz de vencer en esta primera guerra a un ejército enemigo que en teoría no había de ser rival. La película se estrena precisamente en este momento, cuando el conflicto aún no estaba decidido y se había pospuesto.

Sergey Bodrov Jr. , El hijo del director del filme (quien moriría en un accidente durante un rodaje, convirtiéndose en un icono del cine ruso contemporáneo), interpreta el rol principal, el de un soldado ruso que se ve inmerso en la guerra. Junto a un superior suyo, interpretado por Oleg Menshikov, son capturados durante una emboscada por un grupo de chechenos, y durante toda la película seremos testigo del cautiverio al que se verán sometidos. Sin embargo, el filme no sigue la estela de Dancing with Wolves (Bailando con Lobos, 1990) ni filmes parecidos. Se humaniza a los chechenos, pero también se muestra su cara más dura. En definitiva, la película es ciertamente realista, algo que resulta difícil de entender si conocemos el contexto sociopolítico en el que se realizó la película. Además, la película cuenta con un final redentor y poético, que trata de dignificar el pueblo checheno, mediante un recurso habitual en el cine y más en concreto en películas similares a esta (dar a los chechenos un punto positivo que se niega a los propios rusos).

Bodrov interpreta al soldado joven, básicamente un ingenuo (tampoco se dan muchas indicaciones de su vida antes de alistarse al ejército, puesto que el filme empieza con nuestro protagonista justamente entrando ya en el cuerpo) que no sabe muy bien donde se ha metido, mientras que su compañero interpretado por Menshikov representa al soldado más experimentado, curtido en más de una batalla.  El Cineasta desarrolla sus roles en tanto proporciona esta información. El personaje de Bodrov trata de ganarse la simpatía de los habitantes del pueblo no sólo por beneficio propio (en cristiano, tratando de salvar el pescuezo) sino también por empatizar con el propio pueblo checheno. En especial, el director retrata con simpatía la relación de amistad que se establece entre el personaje de Bodrov y del la hija del líder del pueblo, una niña pequeña. Tiernamente la película nos señala como incluso en época de guerra existen lazos de unión que resultan posibles. Seguramente el problema principal del filme es que a pesar de que técnicamente el filme está bien contado, no hay nada que destaque excesivamente para bien , puesto que la película transcurre entre diversos lugares comunes, que no consiguen sorprender demasiado. Emocionalmente la película puede llegar a tocar la fibra sensible en alguna ocasión, pero más gracias a las interpretaciones (destacable la de Bodrov) o los aspectos técnicos que no por un guión que resulta demasiado manido.

descarga.jpg

La película señala la diferencia entre los pueblos ruso y checheno, sin embargo, el filme no es lo suficientemente pesimista (teniendo en cuenta que se ubica en una guerra y que ambos bandos se están matando mutuamente) como para señalar un distanciamiento absoluto (recordemos que la película está rodada antes de la segunda parte de la guerra), sino que inocentemente propone algún nexo (como ya he comentado, la relación entre el joven, o entre la madre del soldado capturado y el jefe de la aldea).

La película también hace hincapié en la degradante atmósfera que se vivía por aquel entonces, mostrándonos la corrupción de la cúpula militar rusa. No sólo es que los generales sean unos ineptos, sino que además les da igual absolutamente el destino de sus hombres, por no hablar de la corrupción cotidiana. El retrato sarcástico del filme, que dibuja el cineasta de los superiores militares no anda muy lejos de los que dibujaron los pintores alemanes George Grosz u Otto Dix en el período de entreguerras. No deja de ser la misma época en la que Yeltsin gobernaba el país, así que de aquellos polvos vienen estos lodos.

 

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine, Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s