Cómicos (1954)

C_micos-529430073-large

Cómicos (Cómicos, 1954) se trata de una de las películas más infravaloradas del cine español. A pesar de que la película fue dirigida por uno de los directores más importantes de nuestra cinematografía, el filme se encuentra prácticamente en el olvido, cuando debería ser una de las películas más conocidas del cineasta. El filme fue escrito por el propio Bardem y recibió la nominación a la palma de oro en el festival de Cannes del mismo año, consiguiendo una buena crítica internacional. Se trató además del primer filme en solitario del cineasta, después de la película que rodó Bardem en colaboración con Luis Garcia Berlanga, Esa pareja feliz (Esa pareja feliz, 1953).

No es casual que el guión lo escribiera el propio Bardem, porque podemos entrever numerosos elementos de su vida reflejados en la propia película. Y es que alguien que no supiera de teatro no habría sido capaz de dirigir una película como Cómicos. Para ello, hay que haber mamado teatro desde jovencito, y eso es lo que le ocurrió a Bardem, cuyos padres, ambos, eran actores. Así, el ambiente teatral era una constante en la infancia del director. De hecho, el protagonista principal está basado en la propia prima del cineasta[1], Conchita Bardem. Aunque también hay que hacer notar la lectura del guión de All About Eve (Eva al desnudo, 1950), cuya influencia puede notarse con claridad en el filme.

Efectivamente, el filme gira en torno al teatro. Ana Ruiz, quien está maravillosamente interpretada por Elisa Galvé, es una actriz de teatro que empieza ya a pensar que su carrera profesional se ha quedado estancada. Todo el filme en realidad girará en torno al debate interno que tiene esta protagonista, porque duda entre seguir en el teatro o abandonarlo de una vez por todas. Al igual que Eva al Desnudo, el filme plantea el tema de triunfar a cualquier precio, aunque no es este el argumento principal de la película, puesto que sólo aparece en un momento muy concreto del filme. En realidad la película gira en torno al abandono. El abandono que continuamente rondará la cabeza de la actriz y que a medida que avanza la película nos mostrará todos los obstáculos que un actor puede encontrarse, dando especial relevancia al hecho de no poder avanzar profesionalmente al ser eclipsado por otros actores más veteranos. El personaje principal es realmente atractivo, y Bardem lo dota de una increíble vida interior. Básicamente el cineasta consigue que conectemos con este personaje, mostrándonos su sufrimiento (ayuda también la inteligente utilización de la voz en off, que aparece en los momentos precisos). Por ello, uno de los planos más realmente emocionantes lo encontramos en el final de la película, con la motivación de la actriz al haber triunfado, aunque fuera por sólo un día.

comicos (9).jpg

El propio Bardem admitió que la película fue una especie de doctorado y lo cierto es que viéndola nos damos cuenta de que el formalismo resulta imperante. Por ello, se ha acostumbrado a criticar el filme, aseverando que la película abusa de trucos de cámara y de una puesta en escena que quiere sobresalir por encima del guión. Es cierto que el interés del cineasta por destacar se nota, pero también es innegable que la cinta tiene toques de modernidad que son comparables a otros lugares de Europa. Se pueden destacar numerosas secuencias que demuestran la espectacular puesta en escena. Ya para empezar, se nota que Bardem planeó una secuencia impactante como entrante y nos presenta una serie de primeros planos de los que serán los personajes protagonistas de la película, con una potente voz en off de la personaje principal, que va detallando lo que va viendo (los personajes) y configurando lo que será el tono general (de miseria, de hecho, el filme se une a muchos otros que han tratado el teatro en España, mostrándonos como prácticamente todos los personajes que trabajan en el teatro en realidad malviven con cuatro duros). También podemos destacar las secuencias en la que los dos actores pasean por la noche, pues denotan la sensibilidad de Bardem al construir las escenas.

Además la película sabe construir una galería de personajes secundarios que resultan ser un buen apoyo al discurso. Pongamos por ejemplo, el caso del personaje que interpreta Rosario García Ortega, que representa a la perfección el tipo de actriz veterana que no es capaz de asumir que su tiempo ha terminado y dejar pasar  a las nuevas generaciones. O el personaje de Fernando Rey, que no deja de ser una probable proyección de lo que sería la actriz personal si abandonara el teatro. Por otra parte, la película describe muy bien la vida de las compañías teatrales itinerantes, y en menores dosis la vida bohemia de las ciudades provinciales.

 

[1] CERÓN, Juan Francisco Gómez, El Cine de Juan Antonio Bardem, Ed. Universidad de Murcia, Murcia 1998, p. 101

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine, Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Cómicos (1954)

  1. Aldo V. says:

    No estoy muy familiarizado con el cine Español, tengo muy contadas las películas que he visto provenientes de este país, pero -mientras leía este post, obviamente- me entro la curiosidad por el director y la película. Dando un googleo rápido sobre la película me lanzaron que IMDb le da un 6.8, ´pero no me fio mucho de esas caificaciones, pero igual me abriste el apetito sobre la película, pues suena curiosas y al tocar al teatro me da un poco mucha curiosidad, ya que me enanta el teatro.

    Pero en general, buen post

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s