Premonición (2015)

descarga (7).jpg

Solace (Premonición, 2015) se trata de una curiosa película dirigida por el cineasta brasileño Alfonso Poyart, y que cuenta en el reparto con el célebre y veterano intérprete Anthony Hopkins. El filme toca numerosos géneros, entre los que podemos destacar el thriller, el cine de terror y el drama. En líneas generales podríamos decir que se trata de una película que en otras manos podría haber aspirado a más.

Y es que el guión de la película, que firman Ted Griffin y Sean Bailey está realmente por encima de lo que finalmente acaba siendo el filme. La película gira en torno a la búsqueda de un criminal que está cometiendo diversos asesinatos, siguiendo siempre un mismo modus operandi. El FBI, desesperado, decide contactar con un exagente (interpretado por el veterano Hopkins) con poderes psíquicos (capacidad de ver el pasado y el futuro) para que les ayude en la investigación. A una película con corte de thriller noventero se le une un factor paranormal, lo que crea este híbrido, que funciona mayoritariamente bien durante gran parte del metraje.

Como decía, el filme respira a años noventa. De hecho, al ver uno a Hopkins en el reparto puede llegar a confundirse y pensar que está viendo una versión descafeinada de The Silence of the Lambs (El silencio de los corderos, 1991). La película emplea una gama de colores fría y desangelada, que se presiente ya desde las primeras escenas de la película. Un ejemplo: el primer cuerpo asesinado no es presentado a la cámara recreándose en los aspectos sangrientos, (más al contrario, el cuerpo aparece sin rastro de violencia) sino en el gesto, casi cómico, casi cínico, de la víctima. Posteriormente, en un par de líneas y con una voluntad casi inexpresiva entre los dos agentes del FBI, estos deciden contactar con el personaje de Hopkins para pedirles su ayuda. Incluso el fallecimiento de uno de los protagonistas es contado de manera aséptica y distante.

solace-xlarge.jpg

Lo cierto es que la inexperiencia de Poyart se puede palpar en numerosos momentos del metraje, con una puesta en escena terriblemente dubitativa, de la que podríamos decir que en algunos momentos no sabe cómo enfocar la película. Por ejemplo, mientras nuestros personajes están dialogando la cámara parece ejercer un movimiento extraño que choca al espectador que esté atento, y que parece no tener una finalidad demasiado clara. Puede entreverse que en algunos momentos Poyart pretende utilizar este recurso para acercarse al espectador, pero el resultado final no resulta satisfactorio. Incluso, reafirmándose en esta tónica, en cierto momento Proyart llega a salpicar con sangre durante unos segundos la cámara, en un plano que el espectador no puede hacer más que rechazar, por estar totalmente fuera de contexto. El trabajo de dirección no es un desastre absoluto, puesto que la creación de la atmósfera es correcta en general, pero la indecisión del cineasta lastra el filme.

Anthony Hopkins y Colin Farrell realizan, por este orden, unas grandes interpretaciones. Desafortunadamente la película incluye muchas menos secuencias de Farrell (que en realidad harían falta para justificar más sus acciones) pero ambo actores bordan sobradamente el trabajo.

Lo interesante de Premonición y que la aleja de las películas de género convencionales es que tiene una historia interesante detrás por contar. Se podrá discutir si el filme consigue desarrollar más o menos esta, pero hay algo detrás de la correcta, en general, factura con la que se envuelve. La película nos habla sobre el poder, la redención y la responsabilidad. Colin Farrell quizá no es del todo capaz de expresar todos los matices que tiene el personaje (también porque a diferencia del de Hopkins está mucho menos perfilado) pero podemos comprobar cómo no es un asesino cualquiera. Y realmente, la secuencia final no hace más que redimir la historia de dicho personaje. Además, Premonicion es capaz de hacernos cuestionarnos a nosotros mismos las dimensiones éticas de los actos criminales que comete dicho personaje, algo que sólo las grandes películas de género son capaces de hacer, de envolver al espectador en ese mundo imaginario y permitirle preguntarse qué haría en su lugar, a pesar de que el espectador sabe que la pregunta es totalmente ficticia por su imposibilidad.

La estética que emplea el filme durante las visiones que mantiene el personaje de Hopkins resulta ambivalentes. Por una parte recuerdan demasiado a los videoclips más efectistas, aunque algunas otras escenas parecen más inspiradas. Creativamente la película tiene algunos aciertos notables, como todo lo relacionado con el asesinato tremendamente brutal (el único) que se produce o el primer truco ilusionista en el que se desvela este recurso (que seguramente coge desprevenido al cineasta) mientras que otros, los sueños más reiterativos, adolecen de una creatividad más propia del cine de género mainstream estadounidense, donde todo tiene que dar miedo pero sin llegar a ser algo más que light y pasajero.

 

 

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine, Uncategorized and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s