Suicide Squad (2016)

suicide-squad-theater_z4ct.jpg

Suicide Squad (Escuadrón de Suicida, 2016) es una de las películas más controvertidas de este año. Y es que no ha sido precisamente una película alabada por la crítica, sino al revés, totalmente apedreada. Lo cierto, es que el filme ha recibido algunos palos de manera injustificada. El filme que firma David Ayer (Con la huella de Zack Snyder siempre presente) dista bastante de ser una buena película, pero lo cierto es que en comparación con otras películas de superhéroes por lo menos se puede decir que en esta ocasión hay la voluntad de introducir algunas novedades. Por ejemplo, el llamativo diseño de la película, que funciona especialmente en los primeros momentos del filme, o la técnica narrativa que a pesar de que no acaba de encajar, intenta darle una pequeña vuelta de tuerca al subgénero. De todas maneras, el éxito de público ha sido el espaldarazo suficiente para que en el panorama futuro la compañía tenga otros productos a priori menos llamativos en la cola de producción.

Lo cierto es que la película tiene algunos defectos bastante evidentes. Quizá, precisamente los críticos se han cebado con el filme porque a diferencia de otras películas mucho más formales las costuras de esta son muy evidentes. Para empezar, el defecto más acusado lo encontramos con el desarrollo de los personajes. Ciertamente, sólo dos de los protagonistas están mínimamente perfilados (evidentemente hablo de Deadshot y Harley Quinn). Al intentar introducir tantos y tantos personajes la película no da abasto, y algunos miembros del escuadrón suicida no dejan de ser meras comparsas (el ejemplo más evidente lo encontramos en el personaje del Bumerang, qu aparece y desaparece intentando aportar un fallido sentido cómico). Y claro, el desarrollo de otros personajes resulta absurdo. Podemos hablar del personaje del Diablo, al que la película trata de introducir un pasado dramático que huele a quemado desde kilómetros de distancia (con un flashback de rigor que resulta cómico, al nivel de un culebrón venezolano) o también de otros como el del capitán, que a pesar de que en un principio puede parecer que tiene una interesante historia detrás no aparece del todo esbozada (cayendo en un ridículo final). Incluso la película parece ser autoconsciente de este mismo hecho, con un personaje que aparece únicamente para morir (tal cual como suena).  Nada para tomarse en serio, muy al contrario de lo que venía siendo la línea DC hasta el momento.

descarga-5

Otra cosa que tampoco se entiende muy bien es el nivel de producción de algunas secuencias. Especialmente me refiero a las que tienen relación con el enemigo final. Ya el diseño y la forma con la que aparece el monstruo en los primeros compases da cierta vergüenza ajena (por cantar a efectos por ordenador desde lejos) pero lo peor es que hacia el tercio final del metraje, el filme irá en continuo in crescendo con estos efectos. No hablemos ya del papel que juega el personaje de Cara Delevigne (además la pobre realiza una interpretación pésima) porque podríamos estar un largo rato describiendo la completa insensatez de su personaje. Sin embargo, otros recursos de producción resultan muy interesantes, caso de la presentación de los personajes (con un estilo pop muy personal, que incluso puede recordarnos en algún momento a una revisión de los filmes de Joel Schumacher, mezclados con elementos más contemporáneos como los videojuegos) o la utilización de la música, que pese a que en ocasiones puede sonar reiterativa, tiene en el fondo una voluntad de componer una identidad cercana por momentos al género musical, del que parece que bebe el filme.

Pero no todos son elementos negativos. Hay material que en manos de otro cineasta (o con la libertad suficiente por parte de Ayer) podría relucir ciertamente mejor. La dupla Quinn y Joker deja secuencias de bastante nivel que precisamente sorprenden por su madurez. Desde aquí dejo la pregunta… ¿Habríamos visto en alguna otra película del subgénero una secuencia como la que nos presenta la prueba de amor de Quinn al Joker? El romance, visto desde una perspectiva macabra, el amor entre dos lunáticos, es en definitiva una de las escenas culminantes. Lástima que la película sólo toque el cielo en momentos contados (¿Casualidad que la mayoría de ellos estén en Flashbacks? Quizá es que la historia que cuenta la películas sea realmente prescindible, y lo más disfrutable es precisamente el envoltorio.)

Y por otra parte, la película tiene una interesante estructura narrativa. Cierto que la película no es capaz de arrancar, pero por lo menos se pretende construir una cierta complejidad. El problema es que pese a que la película trata de ocultar algunos elementos para posteriormente irlos soltando, al tratarse de una trama tan poco compleja, no queda nada, más que aire.

En definitiva, Escuadrón Suicida es una película con abultados fallos. Incluso puede decirse que la DC ha sufrido negativamente la influencia y el peso de las películas de la Marvel. Pero hay algunos elementos de interés que pueden ser explotados en un futuro.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine, Uncategorized and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s