Gernika (2016)

descarga (13).jpg

Gernika (Gernika, 2016) se trata de una arriesgada producción española, que trata de mostrarnos los acontecimientos que transcurrieron durante la Guerra Civil Española en la población de Gernika (célebremente retratados por la obra de Picasso). La película cuenta con un reparto lleno de caras internacionales y a la factura (y como veremos más adelante, también al guion) se le notan las intenciones de gustar en otros países, pero lo cierto es que de momento la película no ha podido recuperar ni un veinte por ciento de lo invertido originalmente. Desastre sin paliativos en el sentido comercial para el filme de Koldo Serra, quien tiene alguna que otra película interesante en su haber. Veremos si es capaz de redimirse y dejar la tendencia más puramente comercial en la que se había visto anclado, para volver a las obras más minimalistas, donde si llegó a despuntar.

La película nos presenta unos hechos más o menos históricos, inspirados en la figura de Constancia de la Mora y el departamento de prensa de la república, así como varios de los periodistas que participaron como corresponsales en dicha guerra. De hecho, nuestro protagonista principal es una mezcla de varios de estos reporteros reales, como Hemmingway (americano y con una personalidad en ocasiones parecida a la suya, chulesca y pasada de rosca, incluido coqueteos con el alcohol) así como también con el británico Georges Steer (como él, participó en la contienda de la invasión de Etiopía por parte de las tropas fascistas de Mussolini, y al mismo tiempo se hace eco de la tragedia de Gernika). Aun así, hay que destacar antes de nada que los eventos históricos son realmente vagos y aparece descritos en el filme de manera muy imprecisa. Tanto, que cuesta reconocer la contienda bélica en muchos momentos. Como película con una intención pedagógica para realizar un primer paso en el tema puede tener su gracia, aunque para poco más sirve Gernika.

El peso de las películas pretéritas sobre la Guerra Civil Española es la principal culpable de hundir Gernika. Parece que Koldo Serra tiene claro lo que no quiere hacer, esto es, una película más sobre el conflicto que lo único que provoca es una polarización en la sociedad española actual. Por ello, opta por una solución fallida, un tono extraño que intenta navegar por muchas aguas para intentar apaciguar a todo el mundo. Algo que, obviamente, es imposible. Un ejemplo claro, el personaje inspirado en Constancia de Mora (quien formó parte del partido comunista) negando su filiación comunista para declararse demócrata, una puntilla que nos pone sobre aviso (a pesar de tergiversar lo que sea necesario). De hecho, la propia elección del tema va por este mismo camino, como es la selección de una serie de personajes aparentemente neutros que no se sitúan en ningún bando. Pero incluso más allá del guion, la propia puesta en escena es totalmente tibia y carente de interés. Parece que deliberadamente la película opta por un tono clásico, pero a medida que uno va viendo el filme se da cuenta que es imposible volver al pasado en pleno siglo XXI. La indefinición resulta incluso ofensiva y las secuencias bélicas resultan chapuceras, como las que nos presentan el bombardeo de la propia ciudad, y que supuestamente habría de ser el clímax de la película.

La película falsea deliberadamente la historia para, precisamente, complacer a la sociedad actual. Así los comunistas y los soviéticos tienen un peso importantísimo (obviamente descritos como los malos, fijémonos en la secuencia del bosque o en las conspiraciones continuas que se nos presentan), cuando el gobierno vasco de Aguirre no aparece ni siquiera mencionado. El Porqué parece bastante simple: Al público internacional el papel del gobierno vasco le es seguramente desconocido, mientras que la intervención de la URSS es mucho más conocida. Además, permite al cineasta introducir una trama de espionaje, que siempre resulta jugosa a los ojos del espectador. Incluso llega a decirse que las checas fueron cárceles exclusivas de los comunistas, una imbecilidad se mire por donde se mire. De hecho, de los propios nazis poco se llega a comentar realmente, en secuencias totalmente asépticas, que parecen clases para pilotos más que otra cosa, donde el militar alemán Richtofen (pariente del célebre Barón Rojo) cuenta las estrategias a seguir por parte de la legión Cóndor. El ambiente bélico no aparece descrito en prácticamente ningún momento, más bien parece que los protagonistas están de fiesta.

Concluyendo, podemos decir que Gernika se trata de una película fallida. Las posibilidades eran bastantes elevadas y Koldo Serra ha tenido la intención de presentar algo diferente a la enésima revisión de la guerra civil en el cine, pero el resultado no está a la altura de las circunstancias. Paradójico que se hayan realizado numerosas películas sobre el tema y aún son pocas las que destacan. Para el que tema le haya resultado interesante, resulta imprescindible la lectura del libro del historiador británico, Paul Preston, idealistas bajo las balas, en el que parece que se ha inspirado en parte la película. Ahí se desarrolla de una manera mucho más sofisticada la vida y obra de reporteros que en algunos casos dieron su vida por contar la verdad.

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s