Beware the Slenderman (2016)

Beware_the_slenderman_poster.jpg

Beware the Slenderman (Beware the Slenderman, 2016) se trata de una película documental producida por la HBO que nos presenta los lamentables hechos que ocurrieron en Estados Unidos en el mayo de 2014, cuando dos adolescentes apuñalaron a una amiga suya, porque según su propio testimonio, un ser sobrenatural conocido como Slenderman se lo había ordenado. En cierto sentido la película se puede relacionar con el también documental producido por la HBO, Paradise Lost (Paraíso perdido, 1990). En ambos documentales, la productora se centraba en crímenes con un componente macabro incluso podríamos decir esotérico, en el caso de Paraíso perdido, los presuntos culpables del homicidio fueron acusados de practicar ritos satánicos, mientras que en Beware the Slenderman, la productora nos presenta un intento de homicidio relacionado con la figura de Slenderman (un mito contemporáneo del terror, como ya veremos). Sin embargo, en ambos filmes las intenciones de la HBO distan bastante de presentarnos una serie de relatos sensacionalistas, más bien al contrario, los documentales desmontan (O tratan de hacerlo) la leyenda negra de ambos acontecimientos, adentrándose en las cara oculta y real.

¿Qué es Slenderman? El espectador que no sepa la existencia de dicha criatura (creada por internet como uno de los primeros seres mitológicos de nuestra era contemporánea) quedará totalmente sorprendido. Por ello, la primera parte del documental se centra en contarnos la historia de la figura de Slenderman, una figura creada enteramente en Internet, como una especie de hombre del saco contemporáneo. Lo cierto es que es un tema realmente apasionante, por el poder que ha sido capaz de generar la figura, aunque la película realiza una aproximación sucinta, puesto que no es el tema de interés principal. A la cineasta le interesa básicamente la disección del caso policial, así como los tejemanejes que se producen tanto en la vida de los padres de los “culpables” así como en las propias niñas. La segunda parte de la película está dedicada prácticamente por entero a estos motivos.

El problema principal de Beware the Slenderman es que es una obra unidireccional. Probablemente, por temas personales, la directora del filme, Irene Taylor Brodsky, no pudo contactar con la víctima principal de los hechos (ni tampoco con ningún allegado suyo), pero eso, y la tesis principal del filme, empañan el resto del documental. Por una parte, que no se nos muestre ni siquiera por un momento la visión de uno de los participantes más importantes de toda esta historia, es un condicionante bastante importante de la perspectiva de la película.

Y el segundo error imperdonable resulta la conducción que realiza la cineasta hacía sus propias intenciones. En esto, la película varía tremendamente de Paraíso Perdido. En aquella película, el cineasta no intentaba condicionar al espectador, sino que simplemente se dedicaba a narrar los hechos de una manera objetiva (aunque debido a lo surrealista de lo que se estaba relatando, el espectador obviamente se decantaba por un juicio más justo hacia los detenidos, puesto que eran objeto de comentarios totalmente disparatados relacionados con la magia negra, en ocasiones por el mero hecho de vestir de negro). Aquí no sucede lo mismo, puesto que la tesis principal de la directora (la supuesta enfermedad de la niña) es la que se impone antes que nada. Es decir, se intenta una racionalización extrema, de lo que podría haber sido un simple acto de barbarie (o quizá no, se deberá esperar a un dictamen más preciso para aventurarse). Ni siquiera se nos presenta el juicio de una manera consecuente.

El documental resulta interesante especialmente por el material de archivo que se consigue mostrar, aunque quizá, levantar nuestra vena más voyeurística no sea precisamente un gran elogio. La película presenta numerosas secuencias tomadas en la comisaría el mismo día en que las dos chicas fueron capturadas por la policía, y el interrogatorio consecuente. Más allá de esta dosis de realidad, el documental utiliza los recursos habituales del género, sin destacar especialmente en ningún campo. Más allá de las citadas grabaciones tenemos entrevistas a diversos personajes ajenos a la historia, que pretenden realzar el discurso (psicólogos que hablan sobre la enfermedad de la niña, algún especialista en folclore…) pero resultan intervenciones más bien insustanciales. De más calado son las entrevistas a los padres y madres de las dos niñas, por la importancia intrínseca que conlleva semejantes testimonios. Así hay que remarcar alguna que otra secuencia que resulta realmente impactante por el calado emocional (relacionada con uno de los padres y su enfermedad).

Y desde luego, el vibrante montaje que nos encontrábamos en Paraíso perdido, no aparece aquí ni por casualidad. En aquella ocasión, a pesar de tener un documental delante, la manera como se contaban los hechos, hacían del filme prácticamente una aventura que despertaba el interés del espectador, lo que no sucede en ningún momento del metraje de Beware the Slenderman, cuya factura resulta en la mayoría del metraje totalmente anodina. Quizá una de las cosas que justifica su visionado son las pequeñas secuencias que nos presentan en un estilo animado los terrores y pesadillas de las dos niñas sobre Slender, y que están diseñadas de una manera realmente conseguida.

Advertisements
This entry was posted in Análisis Fílmico, Uncategorized and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s