Androcles y el León (1952)

descarga

Androcles and the Lion (Androcles y el León) es uno más de aquellos panfletos cristianos cinematográficos que a rebufo de la épica de Cecil B. de Mille surgieron en la ferviente patria norteamericana.  El filme lo dirige el desconocido Chester Erskine, que apenas tiene ni un filme destacable en su exigua trayectoria. La producción corre a cargo de la RKO, que ya en la década de los cincuenta empezaba a ver declinar su estrella.

Nos encontramos en un marco histórico prácticamente fantasioso. Según vemos, la película arranca en el último año del mandato de Antonino Pío, pero lo cierto es que la fecha da absolutamente igual. Androcles y el león es una más de aquellas películas que pretende presentarnos al Imperio romano como el culmen de la depravación, mientras que por una parte encontramos a los Cristianos, los buenos, como la cúspide de las virtudes y la ingenuidad. En realidad, una demostración de la realidad populista del filme, que busca descaradamente la identificación del espectador norteamericano medio, que dejémoslo claro, no está muy duchado culturalmente hablando (sólo así puede entenderse que películas como esta pudieran gozar de tanto apoyo de público).

En una pequeña aldea de Siracusa, Alan Young interpreta a Androcles, un cristiano que vive bucólicamente en el campo. Junto a Ferrovius,el arquetipo de soldado enorme y bonachón (como cristiano, no está dispuesto a pegar a nadie)  interpretado por Robert Newton, y Lavinia, una belleza de la época que hace perder el oremus a todos los personajes que están a su alrededor, interpretada por Jean Simmons, son capturados por los romanos, que los llevan al circo para que se conviertan en pasto de los leones (la primera duda histórica empieza a asomarse, Antonino Pío tuvo una política de acercamiento con los cristianos en líneas generales; además las célebres masacres de cristianos hay que analizarlas con mucho detalle, pues son más difamación cristiana que una realidad). En un primer momento podríamos pensar que nos encontramos con un drama de proporciones colosales, pero lo cierto es que la película deja clara sus señas comerciales ya desde el primer momento.

images

Y es que, el filme opta por la comedia más que por un auténtico drama, por lo menos en esta primera parte del metraje. Y el motivo es sencillo, Androcles y el León, pretende convertirse en una película apta para todos los públicos, e incluso con target familiar incluido. Por eso, no resulta extraño ver la sonrisa a nuestros personajes, mientras hacen una marcha que les va a llevar a la muerte. El ejemplo más claro lo encontramos en nuestro personaje que da el título al filme, un cristiano ingenuo que tiene un papel invertido respecto al rol tradicional con su mujer. Humor pues, totalmente infantil y estúpido, que más que construir una trama compleja, busca la complicidad alienante del espectador. Si no hay personaje más idiota que Androcles, que baje Dios y lo vea.

Entremedias se nos intercala una historia romántica, que parece arquetípica en estos filmes, como es la relación amorosa que parece brillar entre un general honrado y una cristiana cautiva. Sin embargo, las diferencias entre ellos parecen ser un auténtico impedimento, y como viene siendo habitual la cristiana da largas al soldado romano, que no llega a entender porque los cristianos resultan tan orgullosos.

El mensaje cristiano nihilista, que tanto crítico el filósofo alemán Nietzsche en sus obras, aparece en el filme. Los cristianos, infravaloran el mundo sensible en pos de una victoria ultra terrenal, y por eso no tienen reparos en aceptar la muerte en el circo. En el filme esto se traduce con discursos pseudofilosoficos, que pretenden mostrarnos a unos cristianos inocentes que sonríen ante la muerte, así como en unas escenas que de ingenuas resultan insultantes. En realidad el filme es un meeting religioso. Cada vez que aparece un romano es para describirlo como un sátiro o afeminado, todo lo contrario que los cristianos. La brocha gorda, es la herramienta básica del cineast.

Eso sí, para cumplir con la cuota familiar, y después de intercalar alguna secuencia absurda (Androcles hablando con el Emperador) la película incluye también alguna escena de gladiadores, acción asegurada, coreografiada decentemente, aunque no lo suficientemente excelente como para justificar el metraje anterior.

This entry was posted in Análisis Fílmico, Cine and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s